“Todo el 2020 y la mitad del 2021, estuve trabajando hasta las dos de la madrugada todos los días porque estaba escribiendo el código que dirige la empresa”, dice Grant Petty, CEO y fundador de Blackmagic Design.

El multimillonario de 53 años no está bromeando. Desprecia la subcontratación, por lo que literalmente escribe todos los programas SQL que ejecutan procesos internos en su empresa con sede en Melbourne, Australia, con 1.500 empleados y 576 millones de dólares (531,62 millones de euros) en ingresos. También es conocido por protagonizar videos instructivos de una hora para productos Blackmagic como la cámara de cine digital Ursa Mini Pro 12K.

Cuando se produjo la pandemia, Blackmagic (que fabrica sus 209 productos ella misma, algo inaudito en el negocio del hardware a menos que su nombre sea Samsung o Sony) necesitaba compartir piezas entre sus tres fábricas en Australia, Singapur e Indonesia. En lugar de contratar a alguien, o incluso delegar la tarea internamente, Petty reescribió el software de flujo de trabajo conectando las bases de datos de inventario.

La gente ve como una debilidad que yo mismo escriba el código”, dice, argumentando que, por el contrario, Blackmagic evitó el atasco que muchas empresas encontraron al tratar de reconfigurar sus cadenas de suministro durante el covid porque dependían de consultores externos y proveedores de software. “Creo que tenemos un gran problema con la subcontratación en el mundo occidental”.

Si la falta de transparencia, la contabilidad opaca y los costos exorbitantes personifican a las empresas en el ecosistema de Hollywood, entonces Petty y su enfoque desafiante de «hágalo usted mismo» hacen de Blackmagic Design un revolucionario derribador de muros. Su negocio de 21 años es mejor conocido por fabricar cámaras de cine profesionales de bajo costo, conmutadores electrónicos y otros equipos especializados que se utilizan en la producción de cine y televisión. También produce un software gratuito conocido como DaVinci Resolve, que se usa para la corrección de color, efectos especiales y para editar video y audio.

Los productos de Blackmagic están detrás de algunas películas nominadas al Oscar de gran presupuesto, como Don’t Look Up y Spider-Man: No Way Home, pero sus principales clientes son YouTubers y cineastas independientes conscientes de su presupuesto. En los últimos dos años, ese mercado explotó a medida que los bloqueos provocaron un aumento en la demanda de equipos domésticos de calidad profesional.

Los productos de Blackmagic están detrás de algunas películas nominadas al Oscar de gran presupuesto, como Don’t Look Up y Spider-Man: No Way Home.

Debo haber recomendado sus sistemas a cientos de profesores de percusión durante la pandemia”, dice Jim Toscano, un instructor de percusión de la ciudad de Nueva York que utiliza el conmutador ATEM Mini Extreme de 1.300 dólares (1.199 euros) de Blackmagic, conectado a siete cámaras de video enfocadas en su batería, para enseñar a los estudiantes en tiempo real. “Los músicos se tambaleaban y buscaban enseñar en línea”.

En 2020, el desertor de la escuela de cine Julian Terry, de 31 años, usó su cámara Blackmagic para filmar Don’t Peek, una película de terror de seis minutos ambientada en su habitación de Los Ángeles. Unos 4,5 millones de visitas en YouTube más tarde, lo contrataron para dirigir una función de 10 millones de dólares (9,23 millones de euros) basada en su cortometraje. “La Blackmagic Pocket 4k con la que filmé Don’t Peek era más barata que mi iPhone”, dice.

Otros grandes compradores durante la pandemia, según Petty, fueron las cadenas de televisión que buscaban equipar a su personal para trabajar desde casa.

Para el año que terminó el 30 de junio de 2021, los ingresos de Blackmagic casi se duplicaron con respecto a 2019, a 576 millones de dólares (531,62 millones de euros), y sus ganancias se multiplicaron por diez, a 113 millones de dólares (104,29 millones de euros). Dado su rápido crecimiento y las valoraciones tecnológicas vertiginosas de hoy, Blackmagic sin deudas podría obtener 3 mil millones de dólares (2,77 mil millones de euros) como empresa pública, lo que convierte a Petty y al cofundador Doug Clarke, que poseen cada uno el 36%, en multimillonarios en papel.

Las valoraciones son una locura. No hemos hecho ninguna adquisición durante un par de años porque todos se han vuelto locos”, resopla Petty con un marcado acento australiano. “Todos sabemos que el negocio de la tecnología es principalmente un juego de estafa. Vives un buen estilo de vida como magnate de la tecnología mientras buscas rondas de financiación hasta que todo se vierte en el mercado de valores y puedes venderlo. Luego corres con una tarjeta de presentación que dice «emprendedor en serie”.

Petty desarrolló su enorme chip al crecer en la pobreza en la Australia rural después de que su padre, un ingeniero, se separara de su madre, una artista y enfermera, y la familia se mudara a una vivienda pública.

“Recuerdo que me dijeron: ‘Vuelve a la comisión de vivienda a la que perteneces”, dice Petty sobre sus años de escuela secundaria, cuando aprendió a programar por sí mismo en un Apple II. “Pero tenía una obsesión con la electrónica, así que estaba sentado en la parte inferior de la jerarquía pensando, oye, nadie sabe estas cosas”.

“Los licenciantes de la nube son como los señores de los barrios marginales. Tienes que seguir comprándome y cuanto más leal seas, más penalizado serás. Es como si tu perro hiciera algo bueno y lo golpearas con un palo”.

Después de obtener un certificado en electrónica de una escuela técnica en 1991, terminó trabajando en Singapur en una casa de posproducción de televisión donde mantenía costosos equipos de audio y video que su empleador necesitaba alquilar por 1.000 dólares (922,95 euros) por hora.

“Me di cuenta de que el sistema de clases que vi en mi ciudad rural también sucedió en la industria de la televisión. No era realmente una industria creativa”, dice Petty, señalando lo prohibitivamente costoso y exclusivo que era el negocio. Decidido a construir equipos asequibles, inicialmente se centró en las tarjetas de captura que permitirían a los creativos de televisión y cineastas transferir videos a computadoras personales para editarlos, en lugar de usar máquinas a medida que cuestan cientos de miles de dólares.

En 2001, Petty y el ingeniero de software Clarke fundaron Blackmagic. Menos de dos años después, presentaron DeckLink, una tarjeta compatible con Mac de 995 dólares (918,34 euros) que podía procesar video de alta definición sin comprimir. Su competidor más cercano cobraba alrededor de 10.000 dólares (9,23 mil euros).

Petty no se detuvo en las tarjetas de captura de video. En 2009, Blackmagic compró los activos de daVinci Systems, un desarrollador en problemas de hardware y software de corrección de color que vendió a casas de postproducción de Hollywood a precios que oscilaban entre 350.000 y 850.000 dólares (323.030 y 784.507 euros) por unidad. “Sentimos que potencialmente podíamos convertirlo en un producto de software y llevarlo a la plataforma Mac donde las personas creativas podrían usarlo”, dice Petty. “Cuando persigues a las personas que tienen hambre y las vuelves más poderosas, te das cuenta de que lo fundamental que estás ofreciendo es la libertad”.

Un año después cumplió su promesa. Sacó un producto solo de software (ahora llamado DaVinci Resolve) con un precio de solo 995 dólares (918,34 euros). Después de otro año, lo convirtió en una descarga gratuita. “Los licenciantes de la nube son como los señores de los barrios marginales”, se queja, refiriéndose a los competidores Adobe y Avid. “Tienes que seguir comprándome y cuanto más leal seas, más te penalizarán. Es como si tu perro hiciera algo bueno y lo golpearas con un palo”.

A pesar de que el software de Blackmagic ahora es gratuito, convertir a los editores de video profesionales acostumbrados a otros programas heredados es un proceso lento. Si bien DaVinci Resolve domina en la corrección de color, está muy por detrás de Premiere Pro y Avid de Adobe en la edición de video. Sus cámaras de cine digital, cuyos precios comienzan en 1.000 dólares (922,95 euros) y llegan a 6.000 dólares (5.537 euros), pueden tener una mejor oportunidad de ganar participación frente a líderes de la industria como Arri, Sony y Red, cuyo equipo puede costar más de 95.000 dólares (87.680 euros).

«La Alexa de Arri es una especie de estándar de oro, y hay un esnobismo general sobre ellos«, dice el director de fotografía John Brawley del set de Miami de Bad Monkey, una serie de Apple TV+ protagonizada por Vince Vaughn. Brawley está grabando con una Arri Alexa Mini LF, que cuesta 60.000 dólares, junto con la cámara 12K más cara de Blackmagic, que se vende al por menor por 6.000 dólares (5.537 euros). “Sacaría [las cámaras Blackmagic] y, a menudo, el equipo se quejaría y se pondría los ojos en blanco. Pero al final del programa, la mitad de ellos están comprando sus propias cámaras. Blackmagic me da el 90% de una Alexa por el 10% del precio”.

El ahorro de costes es una gran ventaja, ya que los cineastas utilizan cada vez más los efectos visuales en sus películas. Escuche a Sam Nicholson, un supervisor de efectos visuales ganador de un Emmy conocido por su trabajo en The Walking Dead, ER y Star Trek. Su firma, Stargate Studios, está utilizando cámaras Blackmagic para filmar fondos marinos para la comedia de piratas de HBO Max, Our Flag Means Death, protagonizada por Rhys Darby y Taika Waititi.

“Si va a colocar nueve cámaras en una plataforma, debe tener al menos diez cámaras en el lugar. Si esas cámaras son Alexas, estás hablando de 500.000 dólares (461.475 euros). El estudio no va a pagar”, dice Nicholson, señalando que las escenas del océano turquesa de Our Flag se filmaron en Puerto Rico, se corrigieron los colores en el set con el software DaVinci Resolve y se transmitieron a una resolución de 20k en una pantalla LED de 160 pies de ancho que rodea a los actores. durante el rodaje en un estudio de sonido en Burbank, California. “¿Cómo se virtualiza efectivamente la realidad?” él pide. “Se necesitan muchas cámaras y muchos datos. Blackmagic y todo su ecosistema resuelven muchos de esos problemas”.