Innumerables marcas globales, incluidas Rolex, BMW, Louis Vuitton y los Yankees de Nueva York, todavía usan logotipos que se diseñaron hace más de 100 años. Gradualmente, esas marcas abstractas se han convertido en elementos de la vida cotidiana. Logo Beginnings, libro editado por Taschen, rastrea el desarrollo de marcas y arroja luz sobre diseños olvidados y versiones tempranas de logotipos famosos.

Ya en la década de 1920, Olivetti estableció el principio de que «un buen diseño es un buen negocio«, que luego se convertiría en el principio rector
de empresas como IBM y Apple. Esto resultó no sólo en la creación de muchos ejemplos clásicos de diseño de productos modernos, sino también en soluciones innovadoras en diseño corporativo.

Anuncio del fabricante francés de neumáticos, Michelin, en su imagen de 1921, con el personaje de la marca. «Bibendum», todavía en uso en la actualidad.

La cuestión de la atemporalidad puede verse en los logotipos, ya que a diferencia de otros medios gráficos, siempre son necesariamente un reflejo de la época en que fueron creados. Un anuncio de 1930 muestra cuán deliberadamente la empresa ha utilizado el logotipo con las letras entrelazadas creado en 1890.

Durante más de 70 años, este símbolo ha sido constantemente reinterpretado y representado en varios grados de abstracción. A mediados de la década de 1950, Shell fue una de las primeras empresas en introducir un diseño corporativo sistemático para unificar la identidad de su creciente cadena de gasolineras. A lo largo de la década de 1960, surgió dentro de la empresa el deseo de una marca modernista. Numerosas firmas de diseño de renombre fueron invitadas a presentar sugerencias para una nueva identidad de Shell.

Antiguo cartel de Peugeot (ca. 1907), de Walter Thor.