A medida que la ola de la pandemia de Omicron se extendió por Estados Unidos este invierno, los fabricantes de test del covid 19 se enfrentaron a un dilema comercial único: de la noche a la mañana, la demanda de sus productos se volvió infinita y los contratos con el gobierno estaban en juego. A mediados de enero, la administración de Biden había prometido comprar mil millones de pruebas. Pero parecía casi seguro que la demanda de las pruebas desaparecería, al menos temporalmente, de cara a la llegada de la primavera.

iHealth Labs, con sede en Sunnyvale (California, EE UU) que recibió la autorización de la FDA para su prueba en noviembre, produjo en febrero más de 500 millones de kits de test de antígenos para el mercado de EE UU, un aumento astronómico frente a los 20 a 30 millones que hizo en diciembre. «Nos pusimos en marcha muy rápidamente», dice el director de operaciones de iHealth, Jack Feng. «Fue casi como una batalla».

Era una línea de negocios completamente nueva para iHealth, que es propiedad mayoritaria de Andon Health, que cotiza en bolsa en China, y que —antes de la pandemia— hacía monitores de presión arterial y termómetros. Su fabricante en Tianjin, China, también propiedad de Andon, fabricó kits las 24 horas e incluso permaneció abierto en el Año Nuevo chino. iHealth fletó 100 aviones para llevar las pruebas a los Estados Unidos. Unos 350 millones de sus pruebas de antígenos se destinaron a cumplir con sus contratos gubernamentales, que tienen un valor de más de 1,3 mil millones de dólares (1,18 mil millones de euros), y el resto se destinó a farmacias y otros minoristas.

«En febrero, creo que proporcionamos más pruebas que los demás fabricantes. Más de la mitad de test del mercado de EE UU los hicimos por nosotros», dice Feng. «Al principio pensamos que éramos pequeños y que había empresas mucho más grandes que nosotros. No esperábamos ser la principal fuerza que suministrara la prueba».

«El futuro del mercado de pruebas del covid en el hogar no admitirá 16 o más productos».

iHealth es solo una de las muchas empresas que se han puesto a producir pruebas caseras. Abbott, el goliat de 43 mil millones de dólares (38,80 mil millones de euros) en ventas en 2021, construyó plantas en Maine e Illinois para producir su popular prueba BinaxNow. Hasta la fecha, ha distribuido más de 1.400 millones de test. Quidel, con sede en San Diego, dice que los productos del covid 19, incluida su prueba QuickVue, representaron alrededor de 1,3 mil millones de dólares (1,17 mil millones de euros) de sus 1,7 mil millones de dólares (1,53 mil millones de euros) en ingresos el año pasado.

Pero lidiar con las incertidumbres de la demanda no ha sido fácil. El verano pasado, a medida que disminuían los casos de virus, Abbott despidió a los empleados, para volver a contratarlos en el otoño. Ahora que ha pasado la última ola de Omicron, las empresas de pruebas deberán descubrir cómo planificar un negocio en el que la demanda llega de forma intermitente.

Así es como les está yendo a ocho de los fabricantes de pruebas en el hogar más destacados:

Laboratorios Abbott

Prueba. BinaxNow (antígeno)

Ingresos. 43 mil millones de dólares (38,80 M€)

Impacto financiero del covid. Las ventas de Abbott relacionadas con las pruebas del covid, incluido BinaxNow, alcanzaron los 7,7 mil millones de dólares (6,95 mil millones de euros) en 2021, casi el doble de los 3,9 mil millones de dólares (3,52 mil millones de euros) del año anterior.

Becton Dickinson

Prueba. BD Veritor (antígeno)

Ingresos. 20 mil millones de dólares (18,05 M€)

Impacto financiero del covid. Se espera que los ingresos derivados del covid 19 alcancen los 450 millones de dólares (406,03 millones de euros) este año, la mayoría en la primera mitad, según un informe de analistas de William Blair.

Cue Health

Prueba. Cue (molecular)

Ingresos. 615 millones de dólares (554,91 M€)

Impacto financiero del covid. Todos los ingresos por productos de la compañía provienen de su prueba del covid.

Detect

Prueba. Detect (molecular)

Fondos de riesgo recaudados. 110 millones de dólares (99,25 M€)

iHealth Labs

*Ver historia en la introducción de la lista.

OraSure Technologies

Prueba. InteliSwab (antígeno)

Ingresos. 234 millones de dólares (211,14 M€)

Impacto financiero del covid. Las pruebas de Inteliswab generaron 22 millones de dólares (19,85 millones de euros) en ingresos el año pasado, por debajo de los 30 millones de dólares (27,07 millones de euros) que había reportado la empresa a los analistas.

Quidel

Prueba. QuickVue (antígeno)

Ingresos totales. 1,7 mil millones de dólares (1,53 M€)

Impacto financiero del covid. Las ventas de productos Covid-19 representaron el 75% de los ingresos totales en 2021, o 1.300 millones de dólares (1.172 millones de euros), un 42% más que los 891 millones de dólares (803,95 millones de euros) del año anterior. Quidel fabrica tanto pruebas para médicos como caseras.

Siemens Healthineers

Prueba. Clinitest (antígeno)

Ingresos. 21 mil millones de dólares (18,95 M€)

Impacto financiero del covid. Ingresos de casi 360 millones de dólares (324,83 millones de euros) gracias a los test rápidos del covidn 19 en los últimos tres meses de 2021. Mejoró su guía para el año fiscal 2022 (finaliza el 30 de septiembre) según las proyecciones que traerá su división de diagnóstico, que incluye esas pruebas, será más de 760 millones de dólares (685,75 millones de euros).

Fuentes: empresas, documentos presentados ante la SEC, informes de analistas, presentaciones en conferencias de atención médica de J.P. Morgan, Morningstar, investigación de Forbes.

Notas: Los ingresos totales son para el año calendario 2021, independientemente del año fiscal; Los ingresos de Cue Health son preliminares y representan un rango promedio de 613 M$ a 618 M$ (de 553,11 M€ a 557,62 M€). Precios de las acciones y tipos de cambio al 11 de marzo de 2022. El rendimiento de las acciones ante la pandemia es desde el 11 de marzo de 2020.