Los próximos años serán clave para la colonia Marconi del madrileño distrito de Villaverde. Un área en pleno proceso de regeneración que cuenta con el respaldo de Engel & Völkers Development como uno de los principales revitalizadores de la zona. La compañía, que es la pionera en su apuesta por este parque logístico situado cerca de la A-4 para desarrollar proyectos de última milla, ha dado hoy el pistoletazo de salida al primero de ellos.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha colocado la primera piedra del centro logístico dedicado a Guillermo Marconi, en presencia de la hija del Nobel, la princesa Elettra Giovanelli Marconi. Además del presidente de Engel & Völkers, Christian Völkers, y el presidente ejecutivo de Engel & Völkers Development, José Antonio Ruíz-Berdejo y Sigurtà, la ceremonia ha contado con la presencia de reconocidos empresarios del sector y destacadas personalidades del mundo de la cultura.

“La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto la importancia de la logística en la sociedad actual, donde el crecimiento del comercio online es imparable”, ha señalado José Antonio Ruíz-Berdejo al recordar que “el ecommerce todavía tiene un peso muy pequeño en España si se compara con la media europea, lo que confirma el elevado potencial de crecimiento de la logística en nuestro país”.

Engel & Völkers Development se convierte así en uno de los principales actores para el impulso de Villaverde como centro industrial y hub logístico junto a otros inversores como DEA Capital, Aristea e ICC, que van a recuperar 450.000 metros cuadrados del polígono. Está previsto que la inversión total en un plazo máximo de tres años ascienda a 270 millones de euros.

La logística sostenible como tendencia en el sector inmobiliario

El proyecto que arranca este miércoles dos de marzo se inicia con la construcción de uno de los dos centros de última milla que Engel & Völkers Development construirá para LaSalle Investment Management por un importe de 52,6 millones de euros. El desarrollo, que dará empleo a unas 150 personas, se construirá con los más altos estándares tecnológicos y de calidad y tendrá una superficie de 20.000 m2.

La apuesta por la sostenibilidad y la regeneración del distrito atiende también a su vertiente más social. En el proyecto se contempla la creación de una ‘comunidad solar’ en la parcela de este primer centro logístico con la instalación de 900 paneles solares. Además de suponer un ahorro de emisión de 36 toneladas de CO2, podría beneficiar a entre 500 y 5.000 familias del barrio de San Cristóbal con el abaratamiento del coste de su factura de la luz en hasta un 30%.

“Además de la reducción del CO2, la última milla completa el ciclo de la distribución logística y se adapta a las restricciones de movilidad de la capital”, explica Ricardo Grañón Avilés, director general de Engel & Völkers Development, al subrayar que “seguiremos anticipándonos al futuro con nuevos proyectos de última milla en las principales zonas logísticas”.