Valencia recibe este 21 de febrero el primer tren low cost de alta velocidad. Será Avlo, el servicio de bajo coste de AVE de Renfe que desde el pasado junio circula en la línea Madrid-Barcelona, el que conectará la ciudad mediterránea con la capital por precios muy bajos. Pero no será el único: a lo largo de 2022 se espera que al menos otras dos compañías arranquen sus servicios en Valencia, dando así continuidad a la competición (cada vez mayor) por liderar la alta velocidad ferroviaria española. 

La liberalización del mercado ferroviario en diciembre de 2020 supuso la entrada en España de competidores directos de Renfe –hasta entonces la única con capacidad para operar–, que se ha visto obligada a renovarse a marchas forzadas. Tanto es así que en los últimos dos años ha lanzado su servicio de alta velocidad low cost, ha desenquistado planes de desarrollo del AVE como la apertura de la línea entre Madrid y Galicia inaugurada a finales del año pasado, y ha anunciado el lanzamiento de un nuevo tren de Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero (Avril). Todo para competir con las nuevas operadoras que han arrancado sus máquinas en poco tiempo y ofreciendo precios bajos.

La primera en llegar fue la francesa SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) y su tren de bajo coste Ouigo, que une Madrid y Barcelona (con parada en Zaragoza y Tarragona) desde marzo y por billetes desde 9 euros, y que  desembarcará en Valencia esta primavera. Aunque el despegue en esta línea del grupo francés no se antoja fácil, ya que Avlo ha inaugurado su nuevo trayecto por todo lo alto. El pasado enero celebró el inicio de las seis circulaciones diarias, tres por sentido, entre Madrid y la estación Joaquín Sorolla de Valencia, con billetes promocionales que partían de los 7 euros y que se agotaron en cuestión de minutos. 

En un solo día logró vender 25.000 billetes para este servicio, según datos de la compañía. Ahora, los precios oscilan entre los 15 y los 25 euros para los días laborables y llegan hasta los 40 euros los días con más demanda, como los festivos. Por su parte, los menores pueden viajar con una tarifa básica de 5 euros. 

Además de Valencia, que se estrena como Capital Mundial del Diseño, la ciudad de Alicante también entrará a formar parte de la red de viajes low cost de Ave y de Ouigo en verano. Un destino que también ambiciona Iryo, un nuevo actor en el mercado que, aunque no ha anunciado fecha exacta, calcula empezar a rodar a mediados de 2022. Se trata del primer operador privado español, propiedad de ILSA (unión entre Trenitalia y la aerolínea Air Nostrum), que desplegará tres líneas que conectarán Madrid, Zaragoza, Barcelona, Cuenca, Valencia, Alicante, Córdoba, Sevilla y Málaga. 

Menos precio, más viajeros

Esta carrera por comunicar los principales puntos de la geografía española ha derivado en un abaratamiento del precio de los billetes y, también, en un aumento del tráfico ferroviario. De hecho, según anunció el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en 2020, se prevé que con la llegada de los nuevos trenes de alta velocidad, solo en Valencia se incrementará el tráfico diario en un 85% para el 2025 (respecto a 2020). Esto significa que el número de pasajeros podría pasar de los 3,8 millones a los 9,5 millones en este periodo.