Jack Dorsey ya no es el CEO de Twitter, la red social que cofundó en 2006. Será sustituido en el cargo por el director de tecnología Parag Agrawal, quien ocupaba ese puesto desde 2017 y que lleva más de una década en la empresa. «Él era mi elección desde hace tiempo dado lo profundamente que entiende la compañía y sus necesidades», escribió Dorsey, de 45 años, en su correo de despedida enviado a los trabajadores de la empresa y que fue compartido en su perfil de Twitter.

Su salida del mercado marca un punto de inflexión para Twitter, empresa que durante años se ha enfrentado a la presión de sus inversores, quienes pensaban que no estaba ganando suficiente dinero, y a las crecientes peticiones de una mayor regulación por parte de los legisladores de todo el mundo.

Desde que fue nombrado CEO en 2015, el gran reto que ha enfrentado Dorsey ha sido intentar convertir Twitter en una red social tan rentable como su competidor más directo: Facebook. Y ese es un objetivo que no ha logrado, ya que si bien los ingresos han crecido un 47% entre 2016 y 2020, Facebook ha conseguido aumentarlos en un 211% durante el mismo periodo de tiempo.

En 2020, Facebook generó ingresos por 85.965 millones de dólares y ganó 29.146 millones en 2020, mientras que Twitter ingresó 3.716 millones, pero registró pérdidas por 1.135 millones. Las acciones de Twitter han subido un 74,7% desde julio de 2015, cuando Dorsey comenzó a ejercer como CEO, pero las de Facebook se han revalorizado un 276% en el mismo periodo de tiempo. 

El otro gran reto gira en torno a la incapacidad de frenar las fake news y los discursos de odio. De hecho, Dorsey fue uno de los CEO de empresas tecnológicas que fue convocado en 2020 por un comité del Senado estadounidense para hablar de cómo piensan combatir los mensajes de desinformación. Esta situación provocó que Twitter cerrara la cuenta del expresidente Donald Trump después de que incitara a sus seguidores a tomar el Capitolio el 6 de enero de este año.

El hombre de los 280 caracteres

Es imposible resumir la vida de Jack Dorsey, de 45 años, en 280 caracteres, el límite de longitud que impone Twitter a todos sus usuarios desde finales de 2017. En ese momento, la empresa dobló el número de caracteres permitidos por mensaje —antes eran 140— con intentar incrementar el engagement de los usuarios y que tuvieran un papel más activo dentro de la red social. 

"El tamaño medio de los tuits no ha aumentado. Pero estamos viendo más retweets, más menciones y los usuarios vuelven más a menudo", dijo Dorsey durante una llamada con analistas en 2018. La decisión de duplicar el número de caracteres fue una de las más polémicas de su mandato, ya que la brevedad de los mensajes es lo que diferencia a Twitter de otras redes. Sin embargo, la decisión fue acertada, como demuestra el precio de las acciones, que se han duplicado desde entonces.

Desde que creó Twitter en 2006, Dorsey ha ocupado diferentes cargos. En una primera época fue CEO entre 2006 y 2008, para luego pasar a ser presidente de la junta directiva hasta 2011. Ese año, en 2011, fue nombrado presidente ejecutivo hasta que en julio de 2015 volvió a ejercer como CEO de manera interina hasta que fue designado como CEO permanente en octubre de 2015.

A pesar de todos los retos que enfrenta la empresa, su vuelta al puesto de CEO en julio de 2015 ha significado uno de los mejores periodos en la historia de Twitter. La empresa había caído en bolsa desde que comenzó a cotizar en noviembre de 2013 hasta mayo de 2016. A partir de ese momento, los títulos no han parado de incrementar su valor hasta rondar los 45,78 dólares actuales.

Esos quince años dentro de la red social le han permitido amasar una fortuna de 11.800 millones de dólares, patrimonio que lo coloca en el puesto 53 entre los 400 estadounidenses más ricos. 

Y, en ese periodo de tiempo, su aspecto también se ha transformado de forma radical al pasar del típico emprendedor joven en sudadera y zapatillas a convertirse en un empresario tatuado, barbudo y desaliñado. De hecho, Dorsey es objeto de parodia habitual en el programa de comedia Saturday Night Live por su vello facial y sus hábitos de bienestar personal como tomar saunas, bañarse en agua helada, caminar al trabajo o comer sólo una vez al día. Dorsey sólo cena. 

No ha indicado sus planes de futuro, pero parece que estará ligado al de Square, una empresa de pagos online que fundó en 2009 y de la que ocupaba simultáneamente el cargo de CEO con la dirección de Twitter. Square tiene parte de su negocio centrado en el bitcoin, una criptomoneda que el empresario ha denominado como su "pasión". 

"Si no estuviera en Square o en Twitter, estaría trabajando en bitcoin", dijo Dorsey durante Bitcoin 2021, una conferencia celebrada en junio para los interesados en criptomonedas. Square tenía hasta febrero 8.027 bitcoins, una cantidad cercana actualmente a los 403 millones de euros.