Una ronda de inversión de 200 millones de dólares anunciada la semana pasada por la popular herramienta de revisión gramatical Grammarly no solo catapultó el valor de la compañía a 13 mil millones de dólares, sino que ha hecho que sus dos cofundadores, Max Lytvyn y Alex Shevchenko, se conviertan en milmillonarios. Los empresarios nacidos en Ucrania, que crearon el asistente de escritura automatizado en 2009 con la ayuda del programador Dmytro Lider, ahora valen al menos 4 mil millones de dólares cada uno gracias a la financiación reciente, según estima FORBES Estados Unidos.

Alrededor del 22% de Grammarly es propiedad de los inversores involucrados en sus dos rondas de financiación en 2019 y 2021, según los datos recopilados por Pitchbook. Mientras tanto, Lider, el tercer cofundador, tiene una participación de solo el 1%, dijo previamente un portavoz de la compañía a FORBES Ucrania. Eso deja a Lytvyn y Shevchenko con un estimado de 35% cada uno del capital social de Grammarly, con un valor aproximado de 4 mil millones de dólares cada uno después de tomar en cuenta el descuento de Forbes para empresas privadas. Una fuente familiarizada con el negocio confirmó estas cifras.

Desde Grammarly discuten las estimaciones de FORBES, pero no han proporcionado ninguna evidencia que respalde una valoración diferente de sus cofundadores. «Grammarly es una empresa privada y no revela la distribución ni las cifras de la propiedad de la empresa», dijo en un correo electrónico la jefa de comunicaciones de la empresa, Senka Hadzimuratovic.

La compañía con sede en San Francisco nació hace más de una década con el nombre Sentenceworks (que cambiaron rápidamente) como un producto de suscripción destinado a ayudar a estudiantes con su gramática y ortografía. Desde entonces, se ha alejado de su enfoque exclusivo en la educación y ha abierto el acceso a su corrector gramatical basado en inteligencia, que se puede usar para eliminar fácilmente los errores en correos electrónicos, documentos… La compañía también ha lanzado productos derivados como Grammarly for Business, una edición de su corrector gramatical para uso corporativo que cuenta con clientes de renombre como Zoom, Cisco, Dell y Expedia.

El producto clave de Grammary ha estado ampliamente disponible bajo un modelo freemium desde 2015, con la opción de comprar versiones mejoradas por precios que oscilan entre 12 dólares y 30 dólares al mes. «Ese fue un punto de inflexión para nosotros», dijo el CEO de Grammarly, Brad Hoover, a Fast Company en una entrevista de 2019, explicando que «el crecimiento de boca en boca realmente despegó». Hoy, la compañía afirma llegar a 30 millones de personas cada día a través de sus operaciones en 500.000 aplicaciones y sitios web, incluidas aplicaciones de correo electrónico, numerosos navegadores web, redes sociales y Microsoft Word.

Los fundadores de Grammarly Max Lytvyn y Alex Shevchenko.

Esta no es la única empresa que Lytvyn y Shevchenko han comenzado juntos. La pareja, que se conoció mientras asistía a la Universidad Cristiana Internacional en Ucrania, dice que la idea de Grammarly en realidad surgió de su empresa anterior, MyDropBox, que se remonta a sus días universitarios. «Creamos un producto para ayudar a que el plagio no se incluya en la escritura de los estudiantes», escribió Lyvtyn en una publicación de blog en marzo. «Esto nos llevó a plantearnos una seria pregunta subyacente: ¿Por qué la gente elige plagiar en primer lugar? ¿Podría ser que les resultaba difícil comunicar lo que querían expresar con su propia voz?».

Su misión puede parecer noble, pero al principio de su viaje empresarial, cuando se descubrió que dos servicios en línea que habían lanzado para ayudar a profesores a revisar los trabajos de estudiantes parecían estar vinculados a sitios web que venden trabajos de fin de curso a alumnos. Lyvtyn y Shevchenko dijeron a The Chronicle of Higher Education en ese momento que habían sido contratados para programar un sitio de fábrica de papel, sin embargo, negaron cualquier conexión entre los dos negocios. «Nunca jamás vendimos ningún trabajo que se subiera a nuestro servicio«, declaró Shevchenko a la publicación en 2002.

El escándalo se convirtió en un problema casi olvidado en sus registros cuando Lytvyn y Shevchenko se mudaron a los EE UU y a Canadá, respectivamente, para obtener sus MBA en la Universidad de Vanderbilt y la Universidad de Toronto. Luego dieron vida a su visión de MyDropBox, que finalmente fue adquirida por la empresa de tecnología educativa Blackboard. Aunque se piensa que viven en Vancouver, no está claro cuál es su lugar de residencia actual. Lo que sí se sabe es que Grammarly tiene oficinas en San Francisco, Vancouver y Kiev, Ucrania.

Antes de la ronda más reciente, Grammarly recaudó 90 millones de dólares de inversores a una valoración de 1 mil millones de dólares en octubre de 2019. Esa ronda fue dirigida por General Catalyst e incluyó la participación de IVP, entre otros. La nueva financiación atrajo a nuevos inversores, incluidos Baillie Gifford y BlackRock, el director ejecutivo de Grammarly, revelado en una publicación de blog.