Wayne Anthony Griffiths, Dukinfield 1966, conoce muy bien Barcelona donde ha pasado media vida desde que llegó a España en los noventa. Como CEO de SEAT y Cupra es ahora el encargado de mantener la esencia de las marcas ligadas a nuestro país mientras se enfrenta a su gran reto: llegar a la nueva era eléctrica liderando el cambio con coches para todos y que sean capaces de emocionar. Con Cupra y su carácter deportivo tiene su senda marcada.    

A Cupra la competición le da pedigrí, ¿sigue siendo muy importante para vosotros?

La competición es la raíz de nuestra marca, Cupra Racing. Pero la gente joven quiere algo más que el deporte en sí mismo. Tiene que ser más accesible, más entretenido y más emocional. Así que nosotros hemos apostado por el ExtremeE que tiene un formato muy interesante. Es una competición que ves a través de plataformas, con participación a través de gamming, y es una oportunidad para activar a la nueva generación.

¿Cómo podéis enganchar a las nuevas generaciones?

No puedes hacer coches que gusten a todo el mundo, no es el reto de Cupra. No tengo miedo que haya algunos que no quieran nuestro coche, porque es provocativo. Nuestro concept, el “Rebel” es un coche emocional, pero también es un coche racional con cero emisiones, sostenible y con materiales reciclados. Puedes tener todo esto con un diseño sexy, provocativo  y con deportividad. Hay a algunos que les encanta, por eso no queremos gustar a todos. A los jóvenes les encanta la marca porque es algo nuevo, algo que no tuvieron sus padres.

Presentáis el Born, el primer eléctrico que es hacia donde vamos…

La parte eléctrica está creciendo a un ritmo increíble. Hay países que está creciendo hasta en un 70% y en España aún no, está empezando, va a la cola de la electrificación y queremos ser el futuro, el país eléctrico de Europa y se vende a un ritmo del 7% que es muy poco. En Alemania ahora está al 20%, la media de Europa está en el 15%. Una de las prioridades es arrancar el mercado eléctrico y va demasiado lento, hay que hacer cambios, como han hecho en Noruega, Holanda, donde quien quiere un coche eléctrico no tiene que pagar más. El coste de la nueva tecnología era más alto y tuvieron ayudas y hay que hacer lo mismo en España. Hay que democratizar la electromovilidad y el Born es el primer paso para que sea accesible y tiene que venir acompañado rápidamente de infraestructura para poder recargar. España tiene una desventaja, aquí no hace falta tenerlo siempre en el garaje donde es fácil poner infraestructura, si en España el 50% de los coches duermen en la calle tiene que haber infraestructura en la calle. El Gobierno, las Instituciones y la industria energética tienen que ir de la mano, no podemos hacerlo solos. España tiene potencial, sol, viento, el 40% de la energía es renovable por eso el Future Fast Forward (proyecto de renovación) no es sólo hacer coches eléctricos es un proyecto de país. 

Este mes justo se cumple un año desde que sustituiste a Luca de Meo, ¿cómo te afecta a ti y qué puedes aportar distinto a él?

No me quiero comparar con Luca, es uno de mis mentores y uno de los motivos por los que vine a España. Y sigue siendo muy importante y le aprecio mucho por su visión, él fue el que me trajo e hicimos un buen conjunto. Él con sus ideas y yo con la capacidad de poner cosas en marcha. Tengo estrategia y visión, pero mi fuerza es poner en marcha. Lo hice con SEAT con Luca, hicimos la marca que más crecía en Europa y siempre, en los primeros puestos de la lista de crecimiento. La gente compra SEAT porque le gusta la marca, hemos cambiado la percepción de marca y lo que puedo aportar ahora es implementar, porque ahora hay que correr y llegar a la electrificación en 2025, esto es mañana, y tenemos que tener fábrica, infraestructura, una cadena de valor. Martorell, después de 70 años fabricando coches de combustión hará el siguiente eléctrico y hay que preparar la fábrica y al mismo tiempo tenemos que lanzar una nueva marca y esto es un reto enorme. Puedo aportar estos planes.

¿Cómo puedes hacer que Cupra tenga su propia identidad?

Para mi Cupra no se asocia a SEAT, Cupra es una marca de SEAT, siempre habrá una asociación en la compañía, pero a partir del Formentor tomamos una decisión y son dos marcas separadas, ya no existen como SEAT y siguen funcionando con sus modelos. No me interesa diferenciarme de SEAT, yo quiero diferenciarme de muchas más marcas, como todas las que están saliendo para la nueva generación de coches eléctricos. Y sé diferenciarme de ellos, y nuestra diferencia es nuestro diseño, provocativo, deportivo. Los coches eléctricos no tienen que ser aburridos.

El diseño es una muestra de identidad que cuadra con el público español. Ha habido una evolución también en la marca… ¿Qué le queda a SEAT y Cupra de español?

Creo que somos una marca de Barcelona, las dos, tanto SEAT como Cupra, tenemos nuestras raíces aquí, estamos fortaleciendo esto con nuestra ´Casa SEAT´en medio de la ciudad y es un sitio fantástico, me encanta la energía y estamos muy vinculados a Barcelona y a España. Es nuestro lema, “Inspiring the world from Barcelona” (Inspirando al Mundo desde Barcelona). Tenemos una posibilidad de hacer algo muy especial, con Cupra, una marca española-global de coches y ha tenido éxito en Europa y en España. Hay pocas marcas españolas que tengan una presencia global y con Cupra tenemos una oportunidad y para hacer esto tenemos que estar orgullosos de ser de Barcelona y de España. Tenemos que salir a ganar y tener ambición con confianza. Quiero transmitir que podemos hacerlo con coches buenos que pueden emocionar.

Las nuevas generaciones buscan esto, pero estamos viviendo un momento económico en el que parece que vamos a vivir así siempre. Vivimos en crisis, ¿cómo hacemos para vivir en esta nueva normalidad con las nuevas reglas y sin que los jóvenes tengan un acceso económico?

Justo eso lo he expuesto en el último encuentro de directivos… “la nueva normalidad”. Hay falta de materiales… hay que verlo como una oportunidad y no como riesgo. Te puede dar una oportunidad de hacer un cambio en el juego, un paso hacia arriba, para hacer cambios gordos. Estamos apostando 100% por la electrificación y es una apuesta muy grande y te fuerza a tomar decisiones que no son pequeñas y que te dan vértigo, como electrificar la fábrica cuando no hay demanda, pero sabemos que la habrá. Tienes que tener la ambición y el coraje y no tener miedo. Me encanta la incertidumbre porque no sabes qué va a ocurrir y tienes que apostar y lo peor que puedes hacer es no tomar decisiones. Al final, si cometemos errores, al menos lo hemos intentado. No podría dormir sin tomar decisiones.

¿Eres el hombre más atrevido en la marca más atrevida?

¡Ah… quieres el titular! Yo tengo claro que queremos hacer con Cupra una marca nueva del grupo que añade valor y trae nuevos clientes que otras marcas del grupo no pueden hacer. Siendo una marca para la nueva generación, contemporánea, que unifica la electrificación y el diseño. Sigo siendo un rebelde, pero un rebelde con causa, y ésta es electrificar la automoción en España y lanzar la marca. No quiero compararme, tengo que saber lo que quiero hacer y lo tengo claro.