Los cambios regulatorios y unos usuarios cada vez más exigentes dibujan un horizonte lleno de retos para la banca privada. Pero hay un dato alentador: el número de clientes potenciales, en busca de profesionales que les ofrezcan valor añadido, no para de crecer, al igual que las opciones que el sector les brinda.

La transformación que está experimentando el mercado en este segmento en España está dando paso a nuevos modelos de negocio que están revolucionando el sector. Es el caso de Beka Values Private Banking, una Agencia de Valores autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cuya actividad se centra en el Asesoramiento Patrimonial integral y especializado para clientes de altas rentas.

La seña de identidad de la firma, perteneciente al Grupo Beka Finance , son sus valores: compromiso, respeto, transparencia, confianza, conciencia y libertad. «Porque nosotros no somos custodios del dinero del cliente». Y es que trabajar con una base bien definida «solidifica la confianza de los clientes en el largo plazo, refuerza el compromiso de los banqueros-accionistas de la marca y beneficia a la sociedad en su conjunto», explica José Luis Blázquez, CEO de Beka Values Private Banking.

Este ambicioso objetivo se conseguirá, además de con banqueros de primer nivel, «con nuestro equipo de profesionales con amplia experiencia en prestigiosas entidades del sector: David Azcona, CIO; Luis Gómez, COO; Paula Toledano, Directora de Filantropía; Isca Noguera, Directora de Wealth Planning y Jurídico; y otros, que trabajan en Beka Values porque quieren disfrutar de nuestro modelo basado en los Valores y la alineación plena de intereses entre la firma, los banqueros, los clientes y los empleados». Porque «buscamos personas comprometidas con nuestra filosofía de trabajar con el foco exclusivo en el servicio y los Valores». 

Tras unas semanas de reflexión mientras hacía el Camino de Santiago en 2019, el empresario recordó un proyecto que había ideado doce años antes, pero que todavía no había visto la luz. Fue entonces cuando decidió ponerlo en marcha: «Beka Values nació para ser referencia en formas de hacer las cosas con profesionalidad y valores, donde el cliente, el banquero y los accionistas –entre los que se encuentran los banqueros– puedan sentir un entorno de confianza, seriedad y confort. Donde, por supuesto, se ha de ganar dinero, pero de una forma transparente y profesional», asegura Blázquez.

El directivo considera que en aquel momento, tanto el mercado como los clientes, necesitaban tener a su disposición «una entidad de banca privada con ‘alma’, con identidad propia, en la que debemos cambiar el paradigma de que somos empresas que sólo trabajan para ganar dinero».

Clientes libres y banqueros de confianza

Los clientes de Beka Values Private Banking son directivos, grupos o empresas familiares, fundaciones, mutuas, congregaciones religiosas y otras instituciones con más de un millón de euros que requiere un servicio de alta calidad por parte de un banquero que se ocupe de todas las vertientes de su patrimonio: las inversiones financieras, las inversiones en activos reales, y la estructuración y gestión integral del conjunto de su patrimonio.

La entidad financiera opera a través de un formato de Agencia de Valores que le permite aportar de forma directa un asesoramiento patrimonial integral sobre la base, principalmente de servicios de asesoramiento financiero, gestión discrecional de carteras y recepción y transmisión de órdenes.

«La firma aporta una solución que parte de la premisa de que no busca estar presente en toda la cadena de valor, ya que da a sus clientes la libertad de elegir su banco custodio», puntualiza el directivo.

José Luis Blázquez, CEO de Beka Values Private Banking.

Su modelo de socios, en el que los banqueros son accionistas, le permite asistir a sus clientes en su planificación patrimonial desde la perspectiva fiscal bajo un modelo multicustodia y multijurisdicción, y proporcionar acceso a servicios de depositaría en más de doce entidades bancarias de máxima solvencia en España, Suiza y Luxemburgo.

Los clientes de Beka Values disponen de una plataforma tecnológica de última generación, Beka Connect, que automatiza los procesos de apertura de cuentas, inversión, gestión, intermediación, ejecución, reporting y actualización de las posiciones del cliente en tiempo real.

Por su parte, el banquero, que a su vez es accionista de la entidad y dispone de una experiencia en el sector de al menos 15 años, personifica la propuesta de Banca Privada basada en Valores de la firma. ¿Cómo? Elige con libertad los mejores proveedores de producto o servicio para cada vertiente patrimonial de sus clientes, siempre teniendo en cuenta la estrategia definida y consensuada con el cliente, que mayor optimización y preservación del patrimonio aporta en el largo plazo.

Un modelo de negocio único hecho a medida

La oferta de Asesoramiento Patrimonial de Beka Values Private Banking se estructura sobre tres ámbitos del patrimonio del cliente:

  • El propio negocio familiar o empresa. El cliente a través del Grupo Beka Finance tiene acceso a soluciones en Mercados de Capitales, Operativa Transaccional, Planificación Patrimonial, Financiación Estructurada, Alianzas Estratégicas, Fusiones y Adquisiciones, Ventas de la propia empresa…
  • El patrimonio líquido: Soluciones en Asesoramiento o Gestión sobre activos financieros líquidos, entre ellos se encuentran los fondos de inversión, las acciones, los bonos, los pagarés, los ETF, o los estructurados.
  • El patrimonio no líquido: Soluciones que buscan añadir un extra de rentabilidad, diversificando el riesgo global del patrimonio a través de la descorrelación con los activos financieros más líquidos. En este apartado se buscan oportunidades en sectores como el inmobiliario o las energías renovables. Además de Grupo Beka Finance que coinvierte con el cliente.

El banquero da acceso al cliente a esta gama de soluciones a través de Beka Values apoyándose en terceros, entre los que pueden encontrarse otras unidades de negocio del Grupo Beka Finance sin entrar en conflictos de intereses, para que sea el cliente junto con su banquero, quien tome las decisiones de inversión.

La firma cuenta con herramientas de inteligencia artificial y trabaja con modelos cuantitativos propios que le aseguran la preservación del capital del cliente, así como el control de riesgos.

Futuro prometedor

El principal objetivo de Beka Values Private Banking es «ser una firma de referencia por sus Valores con un modelo boutique innovador, distinto a los existentes en el mercado, que se basa exclusivamente en el servicio, no en el producto, y que está libre de muchas ataduras que otras bancas privadas tienen por cuestiones regulatorias, y por el estrechamiento de márgenes derivado de la desintermediación, la digitalización, la globalización o la escasa eficiencia de los modelos actuales», explica Blázquez.

Para alcanzar dicho objetivo, la entidad financiera –y el propio cliente– espera contar con un grupo selecto de entre 25 y 30 banqueros en un plazo de tres y cinco años, que le permita captar un volumen de negocio de 1.500 millones de euros, con un horizonte temporal de tres años, “aunque este tiempo podría acortarse dada la positiva experiencia en captación que estamos teniendo desde el 1 de septiembre”, puntualiza el CEO de Beka Values. «Estoy seguro de que en un plazo de cinco años habremos dado una grata sorpresa a los clientes y a nuestros accionistas», subraya.

En opinión de Blázquez, si la empresa es capaz de «tangibilizar los intangibles», como los Valores, la independencia, la cercanía al cliente o la ausencia total de conflictos de interés, alcanzará el break even entre diciembre de este año y marzo de 2022. «Creceremos de una forma tranquila y sosegada, pero muy firme«, asegura el directivo.