Iberia ha iniciado negociaciones con sus sindicatos sobre un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para 5.000 empleados, de unos 15.000 trabajadores, «por causas organizativas y productivas».

Así lo ha admitido el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, que indicó que el ERTE de la aerolínea afectará en torno al 30 y el 35% de la plantilla.

El directivo ha insistido durante un acto celebrado este lunes en la Casa de América en que la compañía aérea ha planteado este ERTE «como un plan de contingencia» frente a la posibilidad de que los ERTE de fuerza mayor que está negociando el Gobierno no se prorroguen para el sector aéreo.

La incertidumbre sobre esta prórroga y sus condiciones, así como la ralentización de la recuperación de los viajes, han motivado la decisión de iniciar dichas negociaciones, según ha informado este lunes la aerolínea.

ERTE hasta final de año en el sector aéreo

La compañía considera «imprescindible» que la prórroga de los ERTE de fuerza mayor que están negociando el Gobierno y los agentes sociales incluya al sector aéreo para salvaguardar el empleo de los trabajadores del sector.

En lo que respecta a su duración, Sánchez Prieto ha puntualizado que la compañía considera adecuado que se prorroguen «cómo mínimo» hasta final de año, ya que estiman que los niveles de actividad van a estar reducidos en este último trimestre.

Asimismo, ha precisado que conversaciones sobre este ERTE se iniciarían «sin perjuicio de las decisiones que pueda adoptar Iberia respecto a los ERTE de fuerza mayor», una vez que se conozca el resultado de la negociación del diálogo social.

Iberia defiende que los ERTE de fuerza mayor han sido una herramienta fundamental para salvaguardar el empleo en la peor crisis de la aviación, son los que actualmente se aplican a todo el sector turístico en España y, en la actualidad, los que se están aplicando también en la compañía.