Pablo Juantegui deja la presidencia de Telepizza, puesto que ocupaba desde abril de 2016 (año en el que consiguió que la compañía volviera a la bolsa). El empresario llevaba sin funciones ejecutivas en el cargo desde que KKR tomó el control de la compañía en 2019. En la actualidad la multinacional estadounidense, a través de su filial Tasty Bidco, tiene el 84% del capital de Telepizza.

Su baja se suma a la de Manuel Loring, que era consejero delegado de la empresa en la región EMEA y Fernando Frauca, que ocupaba el mismo cargo en la división de Latinoamérica, a principios de año. También la de Ignacio González Barrajón, director de operaciones, que ahora se ha incorporado como nuevo consejero delegado de Drake Foodservices, el mayor franquiciado de Papa John’s en el mundo, en Reino Unido, en abril, y Miguel Justribó, director de Comunicación, en mayo.

El grupo Teleppiza (ahora, Food Delivery Brands, por la integración de las marcas de Telepizza y Pizza Hut en diciembre de 2018), encara una reorganización ejecutiva de la mano de su consejero delegado Jacobo Caller.

Un momento complicado

KKR lanzó un OPA de exclusión a Telepizza a finales de 2018 que impidió a la empresa salir a bolsa con el inicio del nuevo año. Esto supuso que la compañía fuera excluida del mercado bursátil hasta finales del siguiente año, lo que acarreó una importante caída de sus ingresos que se agravó aún más con el impacto del coronavirus.

El grupo acumula 43,6 millones de euros de pérdidas de los primeros nueve primeros meses del 2020, frente a los 2,34 millones de ganancias presentaba en el mismo período del ejercicio anterior. Además, Telepizza se ha visto obligada a renegociar la apertura de algunos de sus establecimientos con Pizza Hut. No obstante, la situación parece que va a mejorar. 

Antes de su salida Juantegui pactó con KKR y otros tres inversores españoles, el holding de la familia March, los Abelló del equipo de inversión Torreal y Claudio Aguirre cofundador de Altamar, una aportación de 100 millones de euros para estabilizar la situación económica de la compañía afectada por la pandemia. «El covid-19 ha creado un número de impedimentos estructurales para nuestro modelo de negocio que necesitarán ser resueltos con capital adicional», admitió la empresa en su presentación de resultados de 2019 a finales del pasado mayo.