Las patatas fritas son el snack favorito tanto para los más pequeños de la casa como para los mayores. Son un buen acompañamiento y en verano son muy recurrentes. Estas son las cinco empresas de patatas fritas que cuentan con historias increíbles detrás. ¿Te las contamos?

Patatas de Oscar: Bonilla a la Vista

Los fundadores de esta empresa estaban viviendo un sueño. La película “Parásitos” le hizo un hueco en sus escenas y esto le llevo a que todos quisieran consumir las patatas fritas de la ficción.

Los dueños abrieron la fábrica en 1988 en el polígono de Sabón, en Arteixo (La Coruña). Anteriormente, esta familia poseía una churrería donde vendía patatas fritas, pero no tuvo la misma rentabilidad que en la actualidad. El dueño de todo este imperio es César Bonilla, que a sus 89 años sigue al frente.

Alemania, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Francia, Italia, Estados Unidos, Panamá, Corea del Sur —uno de sus mayores clientes— y la última en incorporarse en 2019, Australia. Estos son los países donde podemos encontrar estas patatas, que tardan muy poco en agotarse.

Lays, desde 1932 salando nuestras vidas

Pensar en patatas fritas conlleva que marcas como esta inunden nuestras mentes. La publicidad en televisión iba ganando terreno y ellos fueron los primeros que se lanzaron en el sector de los snacks.

Además, esta firma se aunó con Fritos y, poco después, con Pepsi Cola. Antes de llegar a España, su fundador, Herman Lay, muere. Actualmente, Steven Williams es el CEO de esta gran empresa.

En todos estos años, las patatas han ido evolucionando y sacando nuevos sabores y haciendo nuevas colaboraciones con diferentes personalidades públicas, como Leo Messi, el jugador que ha causado un gran revuelo por su marcha del Barcelona F.C.

Pringles y las matemáticas que inventaron la fórmula perfecta

Unas patatas fritas con forma de paraboloide hiperbólico, esta es la fórmula que creó Fredric Baur, fundador de la marca, aunque aparece registrada con el nombre de Alexander Liepa.

Actualmente, Enrique Núñez es el CEO de la firma. En España, existen muchos sabores diferentes y cada vez se amplía más su carta, pero es en China donde existe una gran variedad.

Las gafas que acabaron dentro de la bolsa de patatas

Sorpresa fue la que se llevó esta chica gaditana cuando su madre le trajo estas patatas fritas del supermercado. Inmediatamente, publicó este tuit porque necesitaba una explicación.

La empresa contestó al tuit dándole unas disculpas y, en recompensa, le enviarían una caja de las deliciosas patatas. La marca es Cortijo del Olivar y se encuentra en Abrajanejo, Cádiz. En el año 1993 abrió sus puertas en Arcos de la Frontera. Su fundador es Francisco Miguel Sánchez Albertos y siempre anda buscando una nueva fórmula que dejen sorprendidos a los clientes.

La historia, como comentaba el gerente, Álvaro Sánchez, fue de la siguiente manera. Uno de los trabajadores se encontraba arreglando la máquina de los envasados cuando, de repente, se les cayeron y no se dio ni cuenta. Pasado unas horas todos los compañeros le ayudaron a buscarlas sin pensar que las gafas sería conocida por muchos españoles. Días más tardes, las redes sociales descubrieron donde se encontraban sus gafas.