“En uno de sus establecimientos vi que tenían cierta dificultad para gestionar las reservas. Les llamaban por varios teléfonos, les entraban correos electrónicos constantemente, había mucha demanda y era un caos. Ahí, mis tres socios gabachos (con cariño) y yo detectamos una oportunidad: digitalizar el mundo de los restaurantes”. Comenzaron por crear un software de gestión de reservas que sustituyera al tradicional libro de reservas en papel. “Uno de mis socios desarrolló tanto ese software como la plataforma de reservas de ElTenedor y sus aplicaciones móviles. La parte tecnológica es clave en las startups, y no resulta fácil de resolver, pero tuvimos mucha suerte porque ese socio era un genio”. Acto seguido se lanzó a la calle a visitar restaurantes. “Mi primera experiencia laboral fue una ayuda y una palanca para lanzar ElTenedor, porque había extendido una red de contactos en el mundo de los restaurantes y ya sabía a dónde llamar para presentar mi nuevo producto”.

Nuevos mercados

Una de las primeras casas de comidas a las que llamó fue Okra (hoy Bar Tomate, del Grupo Tragaluz), en Madrid. “Le presenté el proyecto a su dueño y le encantó. Al fin y al cabo, lo desarrollamos junto con los restaurantes, preguntándoles cómo podrían mejorar nuestra tecnología. Hemos ido creciendo con ellos”. Después captó entre sus clientes a grandes chefs franceses y españoles. Uno de los primeros en confiar en la plataforma de Alves fue Martín Berasategui, el cocinero español con más estrellas Michelin. Y se han ido sumando Alain Ducasse, Jordi Cruz, Pedro Subijana y grandes grupos como Paradores, Derby Hotels y La Tagliatella.

“Cuando visitaba restaurantes, algunos no tenían ni internet, ni página web ni correo electrónico, pero nuestra propuesta de valor les resolvía una problemática en su día a día a la hora de poder comunicarse con sus clientes, de mandarles emailing, etcétera, y accedían a ella”. La aceptación en el mercado fue rápida, pero tenían un problema financiero. “Nosotros lanzamos ElTenedor con los pocos ahorros que teníamos. Para desarrollar nuestro negocio había que buscar nuevos restaurantes, y eso es algo que se hace físicamente o por teléfono. Teníamos que constituir un gran equipo de recursos humanos, y buscamos financiación privada. Conseguimos 800.000 euros de varios business angels (banca privada suiza y francesa, sobre todo) para poder lanzar la compañía con fuerza”.

Y la lanzaron, con dos ejes: ElTenedor Manager, ese software de gestión de reservas que instalan en los restaurantes y del que hay distintas versiones (desde la gratuita a la profesional, más sofisticada y con un coste mensual), y la aplicación a través de la cual el usuario elige un establecimiento en el que realizar su reserva para comer o cenar. “Es un modelo win win que adapta el precio a la demanda de cada momento, una práctica que se utiliza con éxito en la industria de viajes y hoteles. Facturamos al restaurante dos euros por cada comensal que le enviamos y cumple su reserva. Si no le enviamos comensales, no le facturamos. Y al usuario le damos la oportunidad de escoger el restaurante que mejor se adapte a sus necesidades en función de la ciudad, el tipo de cocina, el ambiente, las promociones, el precio o la ubicación, y siempre consultando la disponibilidad en tiempo real, con descuentos de hasta el 50% y puntos de fidelización que se traducen en descuentos”. 


En 2013 facturaron 12 millones de euros, y en 2014 la compañía fue comprada por TripAdvisor, que proporciona reseñas de contenido relacionado con viajes. Su marca se conoce ahora en los 12 países (europeos, principalmente) en los que está asentada. En 2016, la empresa registró un crecimiento de más del 10%. “A pesar de ello, todavía seguimos teniendo que convencer a los restaurantes y explicarles la fuerza que tiene internet, cómo les ayuda a crecer, a luchar contra las mesas vacías (la peor pesadilla de cualquier restaurante). En general, al sector le gusta innovar, pero también hay miedo al cambio, creen que pueden perder el control y que les afecten las opiniones de los usuarios. Pero cuando la gente nos recibe, la tasa de éxito es muy alta. El hecho de que grandes chefs trabajen con nosotros hace que el vecino te mire con otros ojos”. Hay uno, sin embargo, que no le ha dado el sí, quiero. “Desde aquí lanzo un mensaje al señor Juan Mari Arzak y a su hija Elena, a quienes no les hemos podido presentar las ventajas de nuestra herramienta. Estamos muy instalados en el País Vasco, pero ellos se nos resisten”. Hasta que no cedan, Alves no disfrutará de los menús de este tres estrellas Michelin de San Sebastián, porque solo reserva en aquellos que son clientes de ElTenedor. “Hay que devolver la moneda a los que han apostado por nosotros. Pero sí pago en todos los restaurantes porque lo mejor que puedo hacer es probar mi propio servicio y vivir esa experiencia”.

Mientras los Arzak se lo piensan, ElTenedor sigue creciendo. Según la compañía, ya cuenta con 40.000 restaurantes, 14 millones de visitas mensuales, siete millones de descargas de sus aplicaciones móviles y 250 empleados. Entre sus novedades, acaba de lanzar Insider, una selección de 300 establecimientos de Madrid y Barcelona que están de moda y que cuentan con una puntuación de los comensales a partir de 9,3 sobre 10. Entre ellos, El Jardín de Orfila by Mario Sandoval, Cristina Oria, Taberna Pedraza y La Terraza Casino de Paco Roncero, en la capital, y Petit Comité de Nandu Jubany, Bellavista del Jardín el Norte o Estimar en la ciudad condal. Es una evolución de la marca a través de la segmentación de la oferta y la creación de nuevas funciones. “Nos gustaría que nos recordasen dentro de unos años como las personas que, a través de ElTenedor, han cambiado la forma de reservar en un restaurante. Por ese sueño trabajo, por digitalizar un sector que puede sacar mucho provecho de las nuevas tecnologías”.