Cámara de televisión durante un partido entre el Espanyol y el Mallorca el 9 de febrero de 2020. Foto: Joan Valls/Urbanandsport /NurPhoto (Getty Images)

LaLiga confirmaba hace unos días un acuerdo con CVC Capital Partners para inyectar 2.700 millones de euros en la competición y los clubes. El principal objetivo de esta alianza es aumentar los ingresos para que sea rentable para el fondo de capital riesgo. ¿Cómo?

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, y el ‘private equity’ pondrán en marcha su propia televisión mediante una aplicación en streaming para que sea accesible a todos los aficionados y no solo a los que sean clientes de Movistar y Orange –únicos operadores que ofrecen ahora la Primera y Segunda División–, según publica El Confidencial.

Este acuerdo es un «ambicioso» plan de inversión que permitirá dotar a LaLiga y los clubes de recursos con el fin de continuar la transformación hacia una compañía global de entretenimiento digital, fortaleciendo la competición y transformando la experiencia de los aficionados, informaba la compañía recientemente.

Los grandes en contra

Esta propuesta puede parecer una gran oportunidad. O no. El acuerdo inyectaría 2.700 millones de euros a la competición española, a cambio del 10% de sus futuros beneficios, y daría a los clubes un plazo de 40 años para devolver el dinero con un interés muy bajo. Pero no gusta a todos.

Real Madrid y Barcelona ponen serias objeciones a esta alianza. Los ‘merengues’ han puesto el pacto en manos de sus servicios jurídicos para que estudien los términos del mismo porque tienen serias dudas sobre su legalidad. Ahora mismo no es descartable una denuncia. El club blanco está en desacuerdo tanto en el fondo de la cuestión como en la forma, porque considera que no fue informado con anterioridad del asunto, publica el diario AS.

Por su parte, La Liga defiende el blindaje jurídico del acuerdo en un comunicado público.