Emprender es crear una empresa desde cero. Confiando en una idea original que responda a las necesidades de clientes hasta el momento insatisfechos con la oferta actual. No te desanimes si no tienes financiación externa para lograr arrancar tu negocio, a continuación hay cinco que ejemplos que demuestran que las buenas empresas pueden prosperar incluso sin la ayuda de grandes inversores.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11762]