Greenpeace ha estado midiendo el consumo de energía y el rendimiento en el sector de las IT desde 2009. En su nuevo informe, la organización emitió calificaciones para las principales empresas de tecnología basándose en sus esfuerzos ecológicos. Los grandes jugadores de Google, Facebook y Apple recibieron un grado general de “A”.

Las puntuaciones se basan en cinco categorías: transparencia energética, compromiso en materia de energías renovables y política de emplazamiento, eficiencia y mitigación de la energía, adquisición de energía renovable y promoción. Apple y Facebook consiguieron A y B respectivamente en eficiencia y mitigación, y Google recibió todas las A y una B en transparencia energética.

Desafortunadamente, un número de jugadores importantes de la tecnología todavía tienen que demostrar esfuerzos similares. Un alto número de Ds y Fs se reportaron de entre las compañías de streaming, incluyendo Netflix, HBO, Hulu y Vimeo (YouTube, que forma parte de Google, recibió un A.). El streaming de video generó el 63 por ciento del tráfico global de Internet en 2015, y Greenpeace espera que esa proporción aumente hasta el 80 por ciento en 2020.

Netflix, que obtuvo una D global, representa un tercio del tráfico de Internet en Norteamérica. Debido a que la empresa no proporciona datos regulares sobre su consumo de energía, fuentes de energía o emisiones de gases de efecto invernadero, obtuvo un F en transparencia. En el pasado, Netflix ha afirmado que la transmisión de sus videos es “más eficiente energéticamente que la respiración”, pero Greenpeace identificó una clara posibilidad de mejorar.

Debido a su tamaño, las empresas de tecnología mencionadas anteriormente tienen el poder de influir en el resto de la industria para impulsarles a usar políticas verdes, y estos esfuerzos también se valoran en sus calificaciones generales. Aunque las empresas más pequeñas no ejercen la misma influencia, aquí hay tres lecciones que pueden aprender de los gigantes de la tecnología sobre la transición a la energía renovable.

Transparencia
Facebook y Apple lideran la industria en transparencia, proporcionando información de fácil acceso sobre sus instalaciones y su consumo. Al divulgar estos datos al público, se están haciendo responsables. No todas las empresas son lo suficientemente grandes, o tienen un presupuesto lo suficientemente amplio, para invertir millones de dólares en energía verde, pero la transparencia indica que una empresa se toma la cuestión en serio.

El establecimiento de metas
La transición a la energía renovable no ocurrirá de la noche a la mañana. Después de comprometerse en convertirse en una empresa 100 por ciento renovable, Facebook dividió su compromiso en metas más pequeñas y accesibles. La compañía fijó el objetivo de ser renovable al 25 por ciento para el 2015 – y al 50 por ciento para 2018. Google adoptó un enfoque similar, aunque antes de comenzar, la compañía claramente articuló su propio conjunto de principios y criterios para el uso de la energía renovable, creando un plan para la ejecución de sus objetivos.

Asociaciones
Una clave para la transición a la energía renovable es la asociación con empresas o clientes que también se comprometan a este esfuerzo verde. En algunos casos, esto puede significar que las directrices y las políticas de la empresa requieran que las plantas de producción, los centros de datos o cualquier otro socio utilicen o estén avanzando hacia el uso de energía renovable.