CaixaBank ha obtenido en el primer semestre del año un beneficio ajustado sin extraordinarios asociados a la fusión de 1.278 millones de euros, frente a los 205 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, que estuvo lastrado por las fuertes provisiones constituidas para anticiparse a los impactos futuros asociados al covid-19

El resultado atribuido, que incluye únicamente la aportación de Bankia a partir del segundo trimestre, se sitúa en 4.181 millones de euros, incorporados los impactos extraordinarios asociados a la fusión.

La integración supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio o badwill, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración. 

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha anunciado que “tras cuatro meses de intenso y fructífero trabajo de integración», la entidad ha decidido revisar al alza los objetivos de ahorros de costes hasta los 940 millones anuales, frente a los 770 millones calculados inicialmente.

Beneficio de 1.343 millones

Tomando como referencia la cuenta proforma que suma los resultados de CaixaBank y Bankia, tanto en el primer semestre de 2020 como en el de 2021, sin considerar los aspectos extraordinarios relacionados con la fusión, el beneficio se sitúa en 1.343 millones de euros, frente a los 347 millones de euros de 2020. Con esta visión comparable, los ingresos core, 5.641 millones de euros, se incrementan un 1,2%. 

El margen de intereses asciende a 3.275 millones de euros en el semestre (-2,3% respecto al mismo periodo de 2020), debido a la caída de los ingresos del crédito por la reducción de los tipos de interés, y al cambio de estructura de la cartera. 

Los ingresos por dividendos (152 millones de euros) incluyen los de Telefónica y BFA (Banco de Fomento Angola) por 51 y 98 millones de euros, respectivamente (50 y 40 millones en 2020).

El banco ha puntualizado que los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de la participación (217 millones de euros) se recuperan en el contexto de la mejora de la pandemia (+79% respecto al primer semestre del ejercicio anterior y +45,1% respecto al primer trimestre de 2021). 

En la partida de otros ingresos y gastos de explotación destaca, en el segundo trimestre de 2021, la aportación al FUR por importe de 181 millones de euros. En el mismo trimestre del año anterior se aportaron 171 millones. 

El margen bruto, a pesar del incremento de los ingresos core y de participadas, se reduce un 0,6%, principalmente por los menores resultados de operaciones financieras (-68,4%) y las mayores cargas registradas en otros ingresos y gastos de explotación (+12,2%). 

Los gastos de administración y amortización recurrentes bajan ligeramente (-0,6%), lo que refleja la gestión de la base de costes y la estabilidad en los gastos de personal (-0,2%). Este esfuerzo en la reducción de costes, junto con la evolución de los ingresos core (+1,2%), permite la mejora de la ratio de eficiencia core en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 54,6% en los últimos 12 meses. 

Las dotaciones para insolvencias se sitúan en -451 millones de euros, frente a los -1.814 millones en el primer semestre de 2020, que incluía el registro de una dotación por -1.450 millones para anticipar impactos futuros asociados a la Covid-19. 

Aumentan un 45% los recursos a clientes

El volumen de negocio del Grupo supera los 964.000 millones de euros y los recursos de clientes ascienden a 600.993 millones a 30 de junio de 2021, un 44,7% más tras la incorporación de Bankia (+6% excluyendo este efecto). Solo en el segundo trimestre, se registra un crecimiento del 3,6%. 

Los recursos en balance alcanzan 434.672 millones de euros (+2,9% en el trimestre y +3,3% orgánico en el año), en tanto que los activos bajo gestión se sitúan en 151.456 millones, excluyendo la incorporación de Bankia. Según la entidad, esta evolución viene marcada tanto por las suscripciones positivas como por la evolución favorable de los mercados.

El patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicav se sitúa en 105.040 millones (+4,3% en el trimestre y +12,1% orgánico en el año) y los planes de pensiones alcanzan 46.416 millones (+2,7% en el trimestre y +6,7% orgánico en el año). 

El crédito bruto a la clientela se sitúa en 363.012 millones de euros, un 48,8% más en el año tras la integración del balance de Bankia. 

El crédito a particulares crece un 59,6% en el año y un 0,7% en el trimestre. Asimismo, el crédito a empresas aumenta un 37,5% en el semestre y se contrae ligeramente en el trimestre, un 2%, y la financiación al sector público sube un 42,9% en el año y un 4% en el trimestre. 

Por otro lado, la ratio de morosidad se mantiene estable en el 3,6% y la ratio de cobertura se sitúa en el 64%. El coste del riesgo (últimos 12 meses, incorporando Bankia en el segundo trimestre de este año) se sitúa en el 0,31%. 

Holgados niveles de liquidez y ratios de capital sólidos 

En cuanto a capital y liquidez, la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) se ha situado en el 12,9%, por encima de las estimaciones previstas tras la fusión, y los activos líquidos totales, en 162.731 millones.

Por otro lado, la ratio de morosidad alcanza el 3,6% y la ratio de cobertura, el 64%, mientras que el coste del riesgo –últimos 12 meses, incorporando Bankia en el segundo trimestre de este año– es del 0,31%.

El total de moratorias concedidas por el grupo desde el inicio del Covid-19 asciende a 617.212 operaciones por un importe de 23.896 millones de euros: en España se han concedido moratorias por valor de 17.617 millones (502.499 operaciones).

Del total de moratorias vigentes del Grupo a 30 de junio, valoradas en 6.789 millones, un 25% finaliza a lo largo del tercer trimestre de 2021 y la práctica totalidad, antes de acabar el año.