El Corte Inglés redujo un 27% la retribución del consejo de administración en el ejercicio fiscal 2020-2021 (entre marzo de 2020 y febrero de este año), hasta situarse en 17,51 millones de euros, frente a los 23,96 millones de euros de un año antes, según recoge el informe anual del grupo de distribución. Del total percibido por el consejo de administración en el último ejercicio fiscal, 7,66 millones de euros corresponde a sueldos y otros 9,85 millones a otros conceptos.

El pasado ejercicio fiscal 2019-2020, el grupo destinó 9,92 millones de euros a indemnizaciones, entre ellas la del expresidente y exconsejero delegado Jesús Nuño de la Rosa. El grupo señala que, al cierre de los ejercicios 2019 y 2018, no tiene concedidos anticipos de remuneraciones o préstamos, considerados globalmente y adicionales a los ya desglosados, con los miembros de su consejo de administración, ni tampoco compromisos adquiridos con los mismos en materia de pensiones o premios de jubilación, seguros de vida o indemnizaciones especiales.

En la junta general de accionistas del pasado 26 de julio de 2020 se aprobó, entre otros puntos, la concesión de un plan de entrega de un total de 243.432 acciones al consejero delegado. Según explica el grupo, la entrega se realizará en tres tramos fijos de 81.144 títulos, siendo el primero el 31 de diciembre de 2020, y sucesivamente los dos siguientes, 31 de diciembre de 2021 y 31 de diciembre de 2022. La duración del plan es de diez años y tiene un coste máximo determinado para el grupo que no aplica en el corto y medio plazo, ya que, según la compañía, durante los primeros cinco años el impacto en caja del plan es «reducido».

Las acciones se valorarán en cada ejercicio por un experto independiente con base en metodología de mercado, que tendrá en consideración las características del plan sujeto a una serie de condiciones de transmisibilidad, opciones cruzadas, así como a las pertinentes cláusulas de mantenimiento, no vulneración y prestación de servicios hasta el 31 de diciembre de 2020. El grupo señala que el importe correspondiente al devengo del ejercicio 2020 se recoge bajo el epígrafe otros conceptos.

Por otro lado, la responsabilidad civil de los administradores y directivos del grupo está asegurada a través de varias pólizas de seguro contratadas con determinadas entidades y que dan cobertura al total de empresas del grupo. Así, según señala la compañía, el importe de las primas satisfecho por este concepto asciende a 356.107 euros para el ejercicio 2020 (233.427 euros para el ejercicio 2019).

REMUNERACION MEDIA GLOBAL DEL GRUPO: 23.368 EUROS BRUTOS ANUALES

La remuneración media global del grupo, que incluye la fija y la variable, ascendía a 23.368 euros brutos anuales durante 2020, un 2,8% menos, al tiempo que la brecha salarial se situó en el 9,1% frente al 7,9% del año precedente. El cálculo se ha hecho tomando como base los sueldos medios y brechas de cada grupo profesional ponderado con el peso en plantilla que cada uno de ellos tiene sobre el total.

«La igualdad es una parte fundamental de nuestro compromiso con nuestros profesionales», señala el grupo, que añade que existe una equidad salarial y precisa que las diferencias salariales se deben a aspectos como la antigüedad que condiciona la estructura por sexo en cada grupo profesional.

4.400 TRABAJADORES MENOS

El grupo de distribución cuenta con una plantilla de 80.814 empleados, de los cuales un 63,9% son mujeres, frente al 36,1% de hombres, por debajo de los 85.243 trabajadores de 2019. La compañía, que contaba al cierre del ejercicio 2020 con 1.995 puntos de venta (2.046 en 2019), ha achacado esta diferencia de 4.400 trabajadores a jubilaciones, bajas voluntarias y rescisiones de contratos. A su plantilla hay que añadir otros 18.170 empleados externos que trabajan en sus centros comerciales, tanto en la actividad comercial como de servicios.

En marzo de 2020, la compañía se vio obligada a cerrar temporalmente sus establecimientos, a excepción de las áreas de alimentación y productos de primera necesidad, por las restricciones implantadas para hacer frente a la pandemia. Por primera vez en su historia, El Corte Inglés presentó, ante el Ministerio de Trabajo y Economía Social un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), acogiéndose a las medidas habilitadas por el Gobierno y recogidas en el Real Decreto 463/2020, del 14 de marzo de 2020, en el que se declaraba el estado de alarma.

La compañía, que adoptaba esta medida por causa de fuerza mayor, complementó hasta junio las aportaciones realizadas por el Estado hasta cubrir la totalidad del salario de los empleados. A lo largo del ejercicio se han ido sucediendo otros ERTE en línea con las medidas y restricciones decretadas por las comunidades autónomas. En total, 38.792 empleados se han visto afectados por estas medidas.