Un concepto novedoso y desconocido en España marcó un antes y un después en las cestas de la compra de las familias españolas con la inauguración de la primera tienda DIA en el país y su formato ‘descuento’. En algo menos de cuarenta años la cadena de supermercados ha logrado posicionarse en España, Portugal, Argentina, Brasil y China. En la actualidad cuenta con más de 7.700 establecimientos (unas 3.800 tiendas propias y casi 4.000 franquicias) y con unos 46.000 empleados. El mensaje de la compañía es claro: ofrecer a los consumidores calidad al mejor precio.

En 1979 se inauguraba en Madrid la primera tienda DIA con el objetivo de que las familias pudieran acceder a artículos de calidad sin necesidad de gastar mucho. Seis años después se creaba la imagen corporativa del grupo y aparecía el primer packaging de la marca que consistía en un suavizante para la ropa ‘empaquetado’ en la ‘tradicional’ botella blanca. En el envase se mostraba por primera vez la banda roja que caracteriza a la cadena. El formato ‘descuento’ de la firma ofrecía un surtido limitado de productos y apostaba por la marca de distribuidor, además de mantener una política constante de bajos precios y, sobre todo, el control de los costes. Diez años después de su estreno en la capital española, la franquicia se instalaba como modelo de negocio de la sociedad y DIA comenzaba a ofrecer a emprendedores individuales la posibilidad de convertirse en empresarios de su marca.


internacional

En los noventa llegaba la expansión nacional con la compra de la cadena Dirsa y los supermercados Mercadopopular y Ahorro Diario, lo que hizo que la compañía se posicionase en España con más de 1.000 establecimientos repartidos por todo el país. También en los noventa cruzaba fronteras y empezaba su proceso de internalización. DIA comenzaba a operar en Portugal en 1993 bajo la enseña Minipreço. En este mismo año, la compañía implantaba las ‘tiendas parking’. Dos años después el grupo llegaba a Grecia donde estuvo operando durante 15 años con más de 400 tiendas. Y la compañía quería más, así es que en 1997 se dispuso a cruzar el charco. Aquel año inauguraba su primera tienda en Argentina y dos años más tarde ya contaba con más de 100 establecimientos, cifra que duplicó un año después. En 1999 aterrizaba en Turquía. Además, a finales de los noventa la cadena de supermercados creaba la Tarjeta Club Dia con la que los clientes pueden todavía hoy beneficiarse de mayores descuentos y precios más bajos de forma inmediata desde la primera compra.

Con la llegada del siglo XXI se cerraba la integración con Carrefour, la cadena multinacional de distribución francesa. Este movimiento empresarial permitió a la firma española acercarse al mercado francés a través de la incorporación de la cadena ED en su red de tiendas. Pero DIA no perdió de vista el mercado sudamericano y, tras conquistar Argentina, abría su primera tienda en Brasil en 2001, a la vez que introducía en sus establecimientos la venta de fruta a granel, la verdura, el pollo y la carne.

La cadena de supermercados continuó con su expansión internacional con la inauguración de su primera tienda en el continente asiático. En la actualidad, los ciudadanos chinos tienen acceso a casi 400 tiendas distribuidas por todo el territorio nacional.


tos

En 2007 la compañía continuaba adaptándose a las necesidades de sus clientes y presentó dos nuevos formatos: DIA Maxi y DIA Market, a la vez que adquiría la cadena Supermercados Plus. Esta integración supuso la incorporación de 251 establecimientos al grupo en España y un total de 2.713 empleados nuevos. DIA mantuvo una constante innovación en sus formatos y productos, pero la imagen corporativa asociada a la compañía permanecía sin modificarse desde su creación. Por ello, el grupo consideró necesaria una renovación y en 2008 estrenaba una imagen restaurada y moderna con la que la empresa quiso reflejar su dinamismo y su capacidad de adaptación. Dos años después, Carrefour Grecia y la firma Marinopoulos presentaban su plan para convertir la red de tiendas DIA a las enseñas del grupo en el país.

Tres décadas llevaba la compañía acompañando a las familias españolas cuando se produjo su salida a bolsa. Después de que la junta general de accionistas de Carrefour aprobara la escisión definitiva de DIA, la cadena de supermercados española comenzó a caminar sola. En 2011 DIA se estrenaba en el parqué madrileño a un precio de 3,5 euros por acción.

Durante los últimos cinco años la sociedad española ha continuando impulsando su actividad empresarial. En 2012 lanzaba DIA Fresh, formato especializado en productos perecederos, y en 2013 cerraba la compra en España y Portugal de Schlecker, cadena especializada en artículos para el hogar, la belleza y la salud. Hace tres años el grupo vendía la totalidad de su negocio en Francia por 600 millones de euros y compraba la cadena El Árbol. Con esta adquisición sumó más de 400 nuevos establecimientos en el mercado español. En 2015 nace La Plaza de DIA, un nuevo concepto de supermercado que ofrece a las familias una amplia gama de productos para una compra completa.