Una joven ingresa dinero en un banco (noviembre de 1933). Foto: United States Extension Service/National Archives & Records Administration/PhotoQuest (Getty Images)

El trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8), la acción por el clima (ODS 13), la energía asequible y no contaminante (ODS 7), las ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11) y la producción y consumo responsables (ODS 12) son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que los bancos conceden prioridad, según el informe que analiza las prácticas bancarias relativas al apoyo y al cumplimiento de los ODS de Naciones Unidas en Europa elaborado por la Federación Bancaria Europea (FBE) y KPMG en España.

Del estudio se desprende que los productos enfocados a la sostenibilidad tienen un elevado potencial como fuente de financiación de los ODS. Así, el 63,3% de los bancos que participaron en la encuesta ya han lanzado productos, servicios o iniciativas comerciales alineados con dichos objetivos.

En concreto, para los clientes de banca, se trata principalmente de bonos y fondos de inversión en línea con los ODS. A nivel minorista, los bancos están creando productos y servicios –desde hipotecas verdes hasta préstamos para la adquisición de vehículos ecológicos– que impulsan la transición hacia una economía con bajas emisiones de CO2.

Establecer marcos de financiación sostenible también permite a los bancos identificar actividades que pueden canalizar financiación hacia proyectos que faciliten el cumplimiento de los ODS.

Avance irregular

En lo que respecta al grado de cumplimiento de los ODS en sus carteras, el avance ha sido irregular hasta el momento. La mayoría de los bancos manifiestan que ha existido poco avance para integrar estos aspectos en el negocio.

Se observa la misma tendencia en lo referente a la definición de objetivos y métricas sostenibles para supervisión. De acuerdo con el estudio, esto se debe principalmente a la ausencia de metodología para facilitar estas tareas y a la necesidad de llevar a cabo una reflexión estratégica sobre el negocio que tenga en cuenta los ODS desde la fase inicial.

«El sector bancario tiene un importante papel que desempeñar para la consecución de la Agenda 2030, y espero que estas conclusiones puedan fomentar las mejores prácticas en la consecución de los ODS en todos los ámbitos de nuestro sector, además de ayudar a identificar y resolver los retos a los que se enfrentan los bancos en esta área», afirma Burçak Inel, directora de Crecimiento Financiero de la FBE.

Por su parte, Ramón Pueyo, Socio Responsable de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo de KPMG en España, asegura que «un número cada vez mayor de bancos ya está trabajando para alinear sus estrategias y prácticas crediticias con los ODS, aunque todavía queda mucho por hacer«.