Parece mentira que de dos tercios del agua de un planeta a nuestros ojos inmenso, solo el 2’5% sea dulce y 663 millones de personas todavía carezcan de acceso a agua potable y 2.400 millones de personas a los servicios básicos de saneamiento. Por eso, con perspectivas de crecimiento para 2050 que nos sitúan alcanzando los 9 millones de habitantes, garantizar el suministro de agua potable a las generaciones venideras es un reto que nos concierne a todos. Debemos adoptar nuevos gestos, cambiar nuestros hábitos de consumo y apostar por la implementación alternativas hídricas del mismo modo que empresas como SUEZ Spain, que invierte 15 millones de euros al año en políticas de innovación y elabora proyectos de uso de agua sostenibles.

Los recursos de la Tierra son limitados y debemos optimizarlos, y en el caso del agua, este aprovechamiento parte de la reutilización del agua residual para destinarla al uso agrícola e industrial y también al consumo privado. Se trata de un concepto de economía circular—mantener el valor de los recursos el mayor tiempo posible en uso—que resulta más fiable que las fuentes convencionales (ríos, acuíferos…) gracias a su autosuficiencia de suministro. Por ello, SUEZ Spain ha realizado un amplio despliegue tecnológico con proyectos como Smart agriculture, destinado al desarrollo sostenible de la agricultura, la gestión de las comunidades de regantes y la tecnificación del sector.

Asimismo, la empresa ha puesto en marcha un proyecto de autosuficiencia energética que busca cubrir el 100% del consumo energético de las instalaciones mediante la autogeneración o la valorización del 100% de los residuos de arenas y grasas generadas en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR). Esta iniciativa centrada en la economía circular se está llevando a cabo en Granada, con la voluntad de extender esta práctica a otros territorios.

La clara voluntad de compromiso social de SUEZ Spain se refleja también en políticas específicamente dirigidas a los colectivos más vulnerables. En concreto, la compañía no deja sin suministro a nadie que no pueda hacerse cargo de la factura y bonifica a los ciudadanos en riesgo de exclusión social en el pago de su consumo de agua. Además, SUEZ Spain ya está dando voz al ciudadano a través de consejos sociales de barrio, orientando sus esfuerzos a lograr ciudades mejores, más humanas, y alcanzar así los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por Naciones Unidas para 2030: garantizar la disponibilidad y gestión del agua, conservar los océanos y recursos marinos, y asegurar el acceso a energías sostenibles, entre otros.

El desarrollo sostenible es, y debe ser, la nueva brújula que marque el desarrollo de las próximas décadas. Y en este proceso, el agua está llamada a ocupar un lugar central, ya que gestionada de manera eficiente y equitativa puede ayudar al fortalecimiento de los sistemas sociales, económicos y ambientales. Un compromiso con el futuro que empieza hoy, y en el que todos podemos aportar nuestra gota de agua.