La agilidad y el ingenio son sólo dos características de los competidores de hoy en día. Un tercero es el uso estratégico del análisis de datos, que es un elemento en la que gran cantidad de empresas se basan actualmente para tener verdadero éxito.

Grandes compañías de consultoría profesional y empresas de investigación están tratando de estudiar el fenómeno del big data en un esfuerzo por entender la diferencia entre líderes y rezagados en el mercado. Las empresas más hábiles en el uso estratégico de los datos son las que utilizan la técnica analítica en todo el negocio. Esas organizaciones, líderes del sector, alinean el uso de datos y métricas de rendimiento con los objetivos de negocio. Los líderes también son los más propensos a ser capaces de medir el valor y el impacto comercial de la analítica.

Además, los líderes se están tomando el esfuerzo de tejer la analítica en la propia estructura de la empresa, teniendo en cuenta la estrategia de negocio, las operaciones, los procesos de negocio, la estructura organizacional y la cultura de empresa. A diferencia de las empresas menos maduras, se basan en el análisis de la información para identificar y crear nuevas oportunidades de negocio y al mismo tiempo mejorar sus perfiles de riesgo.

En la brecha entre líderes y rezagados se ubican dos o tres categorías de empresas que son capaces de utilizar los datos a nivel táctico, pero no de forma estratégica, o sin llegar a la capacidad de los líderes. Su mayor obstáculo es el cambio cultural empresarial. Dentro de la catalogación, de los sectores industriales que se superponen, los servicios financieros y las telecomunicaciones ocupan el lugar más alto. Otros sectores, como los de productos farmacéuticos y fabricación, se encuentran en el centro de la escala.

Si tu empresa no está midiendo lo que hace y ha dejado de prestar atención a cómo puede cambiar su propuesta de valor (o como debería hacerlo), es probable que acabe posicionándose detrás de sus competidores.

Empresas como Macy’s y Sears han estado utilizando el big data para mejorar sus negocios y, sin embargo, Macy’s tiene previsto cerrar 68 tiendas en 2017. Sears, por su parte, pondrá fin al funcionamiento de 42 de sus locales y su filial, Kmart, pondrá el cierre a 108 a lo largo del año.
Convertirse en una empresa impulsada por las percepciones es mucho más difícil de hacer que ser uno desde el principio, lo cual es una de las razones por las que el fin de actividad se está produciendo en todas las industrias, y por las que una pequeña empresa puede situarse por delante de una gran marca, y a veces hasta cambiar la dirección de toda la industria.

Para la mayoría de las empresas, convertirse en un verdadero líder es un viaje que requiere una transformación significativa y una adaptación a los virajes constantes del mercado. Sé honesto sobre cómo madura tu compañía te ayudará a entender lo que necesitan para pasar al siguiente nivel.