10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

Vale, es probable que no tengas ninguna intención de convertirte en un monje budista; pero eso no significa que no puedas adoptar ciertas costumbres de sus vidas para mejorar tu concentración, tu productividad y tu calidad de vida en general. No hace falta acabar siendo un asceta para encontrar una fuerte inspiración: la simplicidad, la concentración y la atención a cada actividad te asegurará la posibilidad de transformar por completo tu vida y conseguir que, además de todo, seas mucho más productivo en tu profesión (y en todas tus facetas).

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

1. Haz una sola cosa a la vez. Esta regla es fácil de seguir y te ayudará a concentrarte mejor. Cuando estés haciendo algo, olvídate de todo lo demás como si solo existiese lo que tienes delante. Como dice el proverbio (quizás te suene de cierto anuncio de coches): “Cuando camines, camina. Cuando comas, come”.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

2. Realiza las cosas lenta y deliberadamente. No te apresures. Tómate tu tiempo y haz las cosas reflexivamente, no de forma precipitada y al azar.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

3. No pases a la siguiente tarea hasta que hayas terminado la anterior. Demasiadas veces dejamos un proyecto justo cuando estamos a punto de terminar. Procura centrarte en terminar tu tarea: tu productividad te lo agradecerá.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

4. Haz menos de lo que sueles hacer. No es que te estemos animando a ser perezoso, se trata más bien de ser selectivo con las tareas que eliges. Es importante hacer cosas con sentido y ayudar con cada paso a avanzar en una estrategia o en una misión global. Sé consciente en todo momento de lo que estás persiguiendo para seleccionar bien qué conduce a ello.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

5. Deja un espacio entre las cosas. No programes demasiadas tareas en un breve periodo de tiempo, o toda relajación y reflexión se esfumará antes de aparecer por la puerta. Tener un horario más relajado te ayudará a gestionarte y crear espacio para cuando las tareas se alarguen más de lo que tenías previsto.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

6. Desarrolla rituales. Los rituales ayudan a dar un sentido solemne a todo aquello en las que estás trabajando. Si es lo suficientemente importante como para tener su propio ritual, entonces es lo suficientemente importante para poner toda tu atención en ello.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

7. Designa un tiempo concreto para ciertas cosas. Esto es simple pero más importante de lo que parece. Al reservar un tiempo específico para ciertas tareas, asegúrate de que se realicen de manera regular. Esto te ayuda a crear impulso en su vida y te ofrece tiempo para trabajar en otras tareas importantes.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

8. Dedica tiempo a permanecer sentado. En la vida de un monje zen, la meditación en la postura del loto es una de las partes más importantes del día. La práctica de la meditación es realmente solo estar presente, reflexionar en cómo se siente tu cuerpo sin prestar atención al ruido de las preocupaciones del día a día.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

9. Sonríe y sirve a los demás. Los monjes orientales pasan parte de su día en servicio a los demás, ya sean otros monjes en el monasterio o gente ajena a su mundo espiritual. Puedes probar a hacerlo: centrarte en ayudar a otras personas en tu comunidad (empezando simplemente por procurar ser amable) solo te traerá beneficios.

10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo

10. Tomar la limpieza y la cocina como momentos de meditación. Ambas tareas son grandes maneras de practicar una atención plena y pueden ser excelentes rituales para realizar en tiempos establecidos. Pon toda tu atención en estas tareas, concéntrate y hazlas lentamente. Aunque no lo creas podría cambiar tu día, y crear unas condiciones mucho mejores para tu vida.

[td_smart_list_end]