Los métodos de vanguardia de la inteligencia artificial (IA), como el aprendizaje automático y el aprendizaje en profundidad, se están utilizando para obtener grandes beneficios en industrias tan diversas como las finanzas y la asistencia sanitaria. La idea básica es que una vez que enseñamos a las máquinas a aprender de la misma manera que lo hacemos nosotros.

El trabajo de Baidu en el campo del aprendizaje automático y la IA está coordinado por Baidu Research, que está dirigido por el científico jefe Andrew Ng. Antes de unirse a Baidu, Ng fue director del laboratorio de IA de la Universidad de Stanford y luego fundador del equipo que desarrolló Google Brain.

Al igual que Google, el gigante estadounidense con el que más frecuentemente se compara, Baidu ha invertido en investigación y desarrollo en prácticamente todos los brazos de AI actuales, desde asistentes personales automatizados hasta automóviles autónomos y asistencia sanitaria.

IA como un servicio

Al igual que Google, el servicio central de Baidu es también la búsqueda. Se dice que representa el 75% del tráfico de búsqueda en su tierra natal. Aquí, ha desarrollado algoritmos de aprendizaje automático para reconocimiento de voz e imagen, así como procesamiento de lenguaje natural, para ayudarle a obtener resultados más inteligentes, útiles y personalizados.

Baidu también pone su tecnología a disposición de terceros, como otras empresas que quieren beneficiarse de la revolución de IA pero no tienen los recursos para desarrollar sus propios algoritmos y aplicaciones. Gran parte de su software y sistemas se han hecho de código abierto. Las empresas y las organizaciones pueden utilizar los sistemas de Baidu para alojar sus propios datos y ejecutar sus propios proyectos de análisis en la nube, pagando sólo por el almacenamiento y los recursos informáticos que utilizan.

Otra iniciativa recientemente revelada en Baidu es la integración de su aprendizaje automático con su constante innovación en realidad aumentada (AR). En su mayor parte parece que este trabajo se centra actualmente en la comercialización, como las campañas de publicidad AR creados para los clientes de Baidu como KFC y L’Oreal. Sin embargo, también ha comenzado el proceso de usar AR para restaurar, virtualmente, importantes monumentos históricos (específicamente, las nueve puertas de la ciudad antigua de Pekín). Además de permitir que los visitantes de los sitios vean las estructuras como lo habrían hecho antaño, la tecnología se está incorporando en la funcionalidad de búsqueda de Baidu, al igual que Google ha hecho con sus servicios de Google Maps.

En la asistencia sanitaria, el proyecto Baidu Doctor se centra en la aplicación de la máquina y el aprendizaje profundo para construir un programa de chat que puede diagnosticar de forma fiable la enfermedad como un médico humano, simplemente a partir de la entrada de voz del paciente. La compañía ha declarado que su meta a largo plazo es crear un “robot médico” – un concepto familiar para los fanáticos de la ciencia ficción que ahora es, gracias a los avances en el aprendizaje de la máquina, casi realidad.

En el hogar, Baidu está tratando de abordar la cabeza de Alexa de Amazon con su Xiaoyu Zaikia (Little Fish) casa robot, que a diferencia del sistema de Amazon es capaz de girar su “cabeza” para escuchar a quien le está hablando. Los usuarios pueden controlar el equipo doméstico inteligente y ordenar productos en línea usando su interfaz de procesamiento de lenguaje natural.

Vehículos autónomos

En otra estrategia homónima a la de sus competidores estadounidenses, Baidu está haciendo un trabajo significativo en el desarrollo de vehículos autónomos y autodirigidos para el mercado de consumo. La compañía ha afirmado que está planeando comenzar la producción en masa de automóviles sin conductor para 2021. Las pruebas comenzaron el año pasado en China y los Estados Unidos. A diferencia de los modelos presentados por los competidores, que incluyen la tecnología y los gigantes de la industria automotriz como Google, Uber, BMW y Ford, los actuales coches Baidu utilizan una matriz de sensores montados en el techo giratorio. Este dispositivo de giro continuo construye un modelo digital de lo que está sucediendo en el entorno inmediato del automóvil. Este modelo es analizado en el automóvil por algoritmos de aprendizaje automático para determinar la mejor y más segura ruta hacia su destino