CaixaBank ha rebajado el número total de afectados por el despido colectivo a 7.605 personas, desde los 8.291 planteados al inicio de la negociación, tras aumentar hasta 686 el total de trabajadores que recolocará internamente, según informaron fuentes de la entidad a Europa Press.

Tras la octava reunión de la mesa negociadora, el banco ha presentado una nueva propuesta de condiciones y número de extinciones en el marco del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que acometerá la entidad.

Así pues, las 686 recolocaciones se distribuirán entre varias filiales tecnológicas y de servicios especializados, como la tecnológica CaixaBank Tech, la inmobiliaria Building Center, la filial de medios de pago y financiación al consumo CaixaBank Payments & Consumer, la filial de servicios CaixaBank Operational Services o la filial de análisis de datos CaixaBank Business Intelligence, entre otras.

En cuanto a las condiciones de salida, la entidad financiera también ha mejorado su propuesta, incluyendo una nueva definición de colectivos por edades.

En concreto, ha incluido a los empleados de más de 56 años en el colectivo que recibiría, hasta cumplir los 63, un pago fraccionado correspondiente al 54% de su salario fijo, además del pago del convenio especial con la Seguridad Social.

Se incluye una generación más (54 años, además de los de 55 años, que ya estaban incluidos) en el colectivo que recibiría una indemnización de pago único consistente un 53% del salario multiplicado por 5,5, así como el pago del convenio especial con la Seguridad Social hasta que el trabajador cumpla 61 o 62 años.

También se definen condiciones específicas para las personas de 52 o 53 años, que recibirían una indemnización del 50% del salario regulador multiplicado por 5,5.

Para los mayores de 63 años, mantiene su propuesta de pagar 20 días por año trabajado (hasta doce mensualidades), mientras que ara el resto de trabajadores la indemnización es de 35 días de salario por año trabajado, con un tope de 24 mensualidades.

La dirección de CaixaBank mantiene en el 60% el límite máximo de empleados mayores de 52 años que pueden adscribirse al plan de extinciones de contrato para preservar el equilibrio generacional y evitar que todas las salidas se concentren en el mismo tramo de edad.

Durante la reunión, el banco también ha presentado una nueva propuesta de cambios en las condiciones laborales que se centra en aspectos ligados al desarrollo del modelo de negocio, medidas para facilitar la organización de las oficinas del ámbito rural y los ofibuses y la reforma del sistema de previsión social.

Rechazo de la propuesta y paros parciales

Tras analizar la propuesta, los sindicatos han manifestado su oposición a las causas tanto productivas como organizativas que se reflejan en el informe técnico, así como su discrepancia con las medidas presentadas.

«No podemos aceptar un sistema de desvinculación que no tenga en cuenta la voluntariedad real en las salidas o desvinculaciones, es decir, que no existan despidos forzosos. Las condiciones de salidas planteadas se encuentran muy alejadas de nuestras propuestas e impedirían que las desvinculaciones fueran voluntarias», han criticado.

Los representantes de los trabajadores mantienen la convocatoria de paro parcial de 11 horas a 11.30 horas para este miércoles, 2 de junio, y han exigido a CaixaBank que desconvoque las reuniones que coinciden con el horario del paro parcial.

Los sindicatos y la dirección de CaixaBank tienen hasta el próximo 10 de junio para cerrar un acuerdo.