Microsoft se despide de Internet Explorer. La compañía ya ha concretado la fecha definitiva de la retirada y del final del soporte de la última versión del célebre navegador, Internet Explorer. La última versión disponible dejará de poder utilizarse el 15 de junio de 2022.

Desde el año pasado, Microsoft ya había dejado de dar soporte a Internet Explorer 11 en su ecosistema en línea Microsoft 365. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando el gigante ha anunciado el siguiente paso. En un comunicado emitido desde la compañía se ha asegurado que “el futuro de Internet Explorer está en Microsoft Edge”, su navegador actual.

Microsoft ha explicado que su nuevo navegador Edge no solo es más seguro que Internet Explorer, sino que garantiza la “compatibilidad con sitios web y aplicaciones antiguos y heredados” de otros programas, inlcuida la versión previa de Edge no basada en Chronimum, informan desde Europa Press.

“Microfost Edge tiene el modo Internet Explorer (“modo IE) integrado, por lo que puede acceder a esos sitios web y aplicaciones antiguos basados en Internet Explorer directamente desde Microsoft Edge”, se puede leer en la nota de la empresa.

Por su parte, la retirada del soporte de Internet Explorer 11 no afectará a las aplicaciones del navegador basadas en servidores o al canal de servicio a largo plazo de Windorws 10 (LTSC), así como tampoco al motor MSHTML (Trident).

El fin de una era que empezó en 1995

La primera versión del navegador, denominada Microsoft Internet Explorer, fue concebida como un complemento de Microsost Plus! para Windows 95 en el año 1995. 

En aquel. Momento, la mayoría de los usuarios utilizaba Netscape, que tenía el 90% del mercado de navegadores, u otros sistemas más pequeños como Lynx. 

La popularidad no la alcanzó hasta 1996, con el lanzamiento de Internet Explorer 3 que ofrecía novedades propias de un navegador moderno. 

Desde su nacimiento, Internet Explorer había dominado el mercado. No obstante, todo cambió en 2009 cuando el navegador fue superado por Firefox, heredero de Mozilla.

Ese mismo año se publica Internet Explorer 8, una versión que supuso que muchas páginas web de aquel entonces se vieran bien en Internet Explorer y no en otros navegadores por no respetar los estándares. 

Pero las mejoras añadidas no fueron suficiente para revivir al viejo navegador, ya olvidado y superado por Firefox y por Google Chrome, que en 2012 se convertirá en la primera opción de los internautas.

La mala imagen de Internet Explorer hará que Microsoft desarrolle una alternativa desde cero, Microsoft Edge, que verá la luz en 2015 y será el navegador oficial de Windows 10, cuentan desde Blogthinkingbig.com.

Pero, a pesar de todos los esfuerzos, Edge no ha logrado la popularidad de Internet Explorer en parte por el nuevo monopolio de Google Chrome.