Si tu empresa es una afición o un negocio afectará a tu responsabilidad fiscal. Si el Departamento de Tesorería declara que es un pasatiempo, no puedes deducir pérdidas y gastos de negocios en tu declaración de impuestos. Sólo puedes deducir tus gastos de afición hasta la cantidad de ingresos que ganes. Podrías terminar recibiendo sanciones del departamento y pagar cantidades deducidas. Por lo tanto, ¿es tu “negocio” un hobby o un verdadero negocio?

Esa es una pregunta que todos los aspirantes a emprendedores necesitan responder objetivamente. Hay gente que decide tirar por la borda años de experiencia en grandes empresas y montar su propio negocio, sin red de seguridad. Desafortunadamente, no hay reglas concretas para determinar si operas en un hobby o un negocio. La Tesorería califica como negocio aquella institución que dice está activamente tratando de obtener un beneficio. Desde un principio tendrás que demostrar que estás haciendo inversiones y esfuerzo para crear ese beneficio.

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Los primeros años son los más difíciles para las pequeñas empresas. De hecho, más de la mitad de las nuevas empresas fracasan en los primeros cinco años. Se trabaja mucho y se gana poco pero si cierras clientes puedes tener un futuro prometedor.

Demostrar que eres un verdadero negocio

Debería estar bien para declarar pérdidas de negocios en tu declaración de impuestos. Pero, más de dos años sin beneficios, podría levantar una bandera roja para una auditoría. Si no has obtenido beneficios en tres o más años, la tesorería podría decir que tu negocio es un pasatiempo.

Ganar dinero solo no es suficiente para que te consideren un negocio. Debes demostrar de manera proactiva que tu negocio es válido.