“Todos nuestros proveedores, en general, son mujeres y empresas propiedad de mujeres”, asegura Kerrilynn Pamer y Cindy DiPrima, dueñas de la boutique de lujo de belleza natural y el bienestar CAP Beauty. “Ellas saben lo que quieren las mujeres”, aseguran en sus declaraciones. No solo son vendedoras, comparten una visión del negocio de la belleza que ayuda a que la competitividad y el éxito estén de su lado.

Las marcas independientes se centran en “la belleza limpia”, que parece ser la más convincente, y aparentemente próspera del sector de la industria de la belleza en la actualidad. Las nuevas mujeres emprendedoras muestran una comprensión profunda y holística del riesgo, la oportunidad y el éxito mucho más rica que cualquier balance tradicional.

Una visión diferente

Julie Fredrickson, co-fundadora y CEO de Stowaway Cosmetics, asegura en unas declaraciones a Yahoo Beauty que su negocio nació de estar “cansada de tener que cargar con una bolsa de muestras de maquillaje”. Tras analizar la economía y la logística detrás de lo que las estructuras de fabricación de las grandes empresas de belleza tenían, se percató de por qué ninguna de las grandes marcas tomaría, alguna vez, esa ruta.

Fredrickson dice que los empresarios, en cualquier industria, tienen que tener la capacidad de ver e identificar las necesidades en el mercado. En términos de economía, dice, este fenómeno se conoce como la paradoja de mercado ineficiente.

Con una analogía explica la realidad: “Digamos que hay un billete de 20 dólares en el suelo. Alguien lo puede ver y decir que este dinero irá destinado a los tratamientos de enfermedades de la piel. Yo los vi y decidí invertirlos en la fabricación de productos con envases más pequeños”.