Es el propio Musk quien, de su puño y letra, ha desvelado en un blog en la web de Tesla su ‘Plan Maestro II’: cuatro objetivos ambiciosos con los que el visionario deja claro, una vez más, que está empeñado en cambiar el mundo. Con estos cuatro horizontes Musk busca alcanzar una “economía sostenible de la energía” para que, cuando falten los combustibles fósiles, “la civilización no se venga abajo”.

1. Integrar producción y almacenamiento de energía
Hace justo un mes nos preguntábamos en este artículo si la compra de SolarCity por Tesla Motors era un fracaso en forma de autorrescate o, por el contrario, una auténtica genialidad con segundas intenciones. El tiempo ha terminado por darle la razón a los defensores a ultranza de Musk, que ha demostrado una vez más que no es de los que dejan cabos sueltos. El primer objetivo del ‘Plan Maestro II’ es poner al alcance del consumidor un ‘todo en uno’: la energía, a través de paneles solares, la batería para almacenarla y la capacidad para gestionarla. “Un pedido, una instalación, un servicio de contacto y una aplicación móvil”. Algo que, en palabras del propio Musk, “no sería posible si Tesla y SolarCity fuesen compañías distintas”.

2. Expandirse hasta cubrir todas las formas de transporte terrestre
Actualmente Tesla Motors opera en dos sub sectores “relativamente pequeños”: los sedanes premium y los vehículos utilitarios deportivos. Además del esperado Tesla Model 3, su fundador tiene en mente fabricar para uso particular un SUV compacto y una nueva camioneta. Eléctricos, por supuesto.

Además, el futuro de Tesla pasa por fabricar vehículos eléctricos más potentes: camiones de carga pesada y transporte urbano de pasajeros. En su escrito Musk asegura que ambos se encuentran ya en desarrollo y, previsiblemente, serán presentados el año que viene. “Creemos que con ellos Tesla posibilitará una reducción significativa en los costes de los transportes de carga, además de aumentar la seguridad y hacer la conducción más entretenida”.

3. Autonomía
Pese a que hace unas semanas falleció la primera persona mientras conducía un Model S en modo automático, Elon Musk tiene claro que Tesla sigue siendo sinónimo de autonomía. “A medida que la tecnología madure todos nuestros vehículos tendrán el hardware necesario para ser completamente autónomos, de modo que el coche podría seguir funcionando de forma totalmente segura aunque se rompiese o averiase cualquiera de sus sistemas”. Además, Musk subraya que, usados correctamente, los vehículos autónomos son mucho más seguros que aquellos conducidos por personas, aunque calcula que para que las autoridades reguladoras de todo el mundo den el visto bueno a la conducción autónoma serán necesarios unos 10 millones de kilómetros de aprendizaje. “Una vez comprobemos que el piloto automático es diez veces más seguro que el promedio de vehículos de Estados Unidos retiraremos la etiqueta Beta”.

4. Compartir para ganar dinero
“Cuando finalmente la verdadera conducción autónoma sea aprobada por las autoridades reguladoras, significará que tu Tesla podrá recogerte desde prácticamente cualquier sitio. Y, una vez te recoja, podrás dormir, leer o hacer cualquier cosa mientras te diriges a tu destino”. La idea de Musk es que, mientras no estés usando tu coche, éste pueda estar trayendo y llevando a otras personas a cambio de dinero con solo pulsar un botón. “Esto reduce drásticamente el coste real de la propiedad hasta el punto de que casi cualquier persona podrá tener un Tesla”. Y es que, según Musk, el uso real que cada conductor hace de su coche se mueve entre un 5 y un 10% al día.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=3978]