Se aficionó a la seguridad tras empezar a usar su primer ordenador. Solo tenía doce años cuando recibió aquel regalo que tanto le engancharía. “Le veía tantas posibilidades que no sabía ni por dónde empezar. Al poco ya me habían hackeado. Por aquel entonces ni me podía imaginar que algo así pudiese ocurrir. ¿Cómo era posible que un completo desconocido, que no sabía ni dónde se estaba metiendo, tuviera el control de mi ordenador? El hacker borró los ficheros de arranque del sistema y mi ordenador dejó de funcionar”, comenta de la Riva. Nadie le creía, así que le tocó aprender e investigar por su cuenta. Aquello se convirtió en su pasión.

Buguroo, como firma que ofrece exclusivas soluciones de ciberseguridad a grandes compañías, comenzó a gestarse en 2010: tras varios años de éxito realizando auditorías de seguridad en empresas de ese calibre, le resultaba difícil satisfacer la enorme demanda debido sobre todo, a la falta de perfiles con una alta cualificación. “La idea era conseguir escalar la capacidad de atención a clientes automatizando muchos de los procesos que realizábamos manualmente para reducir drásticamente los tiempos, de forma que pudiéramos crecer exponencialmente en lugar de linealmente, sin renunciar a la calidad en los resultados”.

Cada día, los usuarios se van haciendo más conscientes del riesgo que supone Internet. Noticias relacionadas con fugas de información, ataques a compañías, espionaje y otros delitos aparecen continuamente en los medios. La suma es clara: “Cuantas más empresas inviertan en seguridad, por una parte mayor inversión se estará realizando en innovación para prevenir el fraude, y por otra parte el cibercrimen empezará a ser más costoso, menos rentable y por ende menos atractivo, de forma que pueda empezar a equilibrarse la balanza haciendo perder adeptos en un lado para ganarlos en el otro”, mantiene de la Riva. Además España es el tercer país más atacado del mundo tras Estados Unidos y Reino Unido, debido en parte a que uno de los grandes objetivos del cibercrimen es la banca, y en España el sector financiero es uno de los más relevantes a nivel mundial, “así que cabe esperar que sigamos en el punto de mira y nos veamos forzados a tomar conciencia”.

El crimen digital ha evolucionado a un ritmo vertiginoso en los últimos años. Antes se atacaba por conseguir fama o por diversión, ahora son las mafias las que dirigen el fraude y han hecho escalar la sofisticación, los medios y las infraestructuras a unos niveles sin precedentes. “En Buguroo estamos enfocados en dos grandes áreas de la seguridad: la seguridad en aplicaciones y la ciberinteligencia. En cuanto a la primera línea, hemos construido una suite única que engloba todo tipo de análisis de seguridad, dando lugar a una plataforma para la identificación y gestión de vulnerabilidades que otorga una visión holística del estado de seguridad de las compañías, procurando así que la misión de reducir su riesgo resulte mucho más fácil e interactiva”. En torno a la ciberinteligencia, han desarrollado una plataforma capaz de identificar amenazas en la Dark Web para recuperar datos robados de usuarios sin instalar nada en casa del cliente. “Adicionalmente, ofrecemos protección transparente en tiempo real para usuarios ante malware conocido, y desconocido”.

Ciberseguridad

Volcados en la internacionalización del proyecto, su principal objetivo es el mercado estadounidense. “EE UU es la meca del software. Cuando eres actor sueñas con Hollywood y cuando desarrollas productos lo haces con Silicon Valley. Las mayores empresas están allí (Apple, Google, Facebook, Microsoft), los mayores inversores, rivales, clientes y los mayores especialistas. Para los grandes fabricantes, el mercado americano representa en torno al 50% de su cifra de negocios, y el resto del mundo, el otro 50%. De este segundo 50% España suele ser un 2%”. Por lo pronto, acaban de conseguir casi tres millones de euros en una primera ronda de financiación. Ello implica un enorme apoyo a la hora de incrementar sus inversiones en I+D, así como en múltiples puntos de su proceso de expansión: “Primero pudiendo permitirnos sumar a nuestro equipo directivo a profesionales de primer nivel, como nuestro nuevos CEO (Jesús Sánchez-Aguilera), CFO (Jorte Ortega) y Board Director (Chris Kenworthy). Todos ellos vienen con el background de haber trabajado en empresas americanas y cuentan con amplia experiencia y contactos para ayudar a llevar a la empresa al siguiente nivel.

Además, la ronda nos ayuda a financiar nuevas incorporaciones fuera de España no sólo para el equipo directivo sino también para las áreas de ventas, marketing, comunicación y soporte”.
A pesar del proceso de internacionalización no piensa renunciar a seguir creciendo en España: “En 2016 seguirá siendo nuestro principal motor de ingresos con un crecimiento esperado de más del 60% respecto al año anterior”.

FOTO: DIEGO M