En 1947 presentaba así la línea Corolle, bautizada por Carmel Snow como el New Look. Pese a ser acusado por los americanos de ocultar las piernas del género femenino, consiguió llevar la silueta de la “mujer-flor” por todo el mundo. En la actualidad su maison ya es un imperio que en 2015 alcanzó un volumen de ventas de 37.511 millones de euros.

El secreto de su éxito (o al menos una parte de él) está al alcance de cualquiera. Solo hay que leer Christian Dior y yo, sus memorias, publicadas en 1956.

Repasamos en esta fotogaleria las 11 mejores lecciones que un emprendedor puede recoger del gran modisto.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11529]