Fotografía de José Haro

Su nombre está ligado a casi tantas empresas influyentes como a proyectos culturales relevantes. En esta conversación, Rodés aborda su labor más filantrópica y los efectos de las últimas medidas fiscales.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, Leopoldo Rodés es presidente de la empresa de comunicación Havas Media, un cargo que compagina con el de miembro del consejo de administración y de la Comisión Ejecutiva de la Caixa y de los consejos de administración de Caixabank, Abertis, Prisa TV y Grupo Financiero INBURSA. También es presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo, miembro del comité de mecenazgo del Palau de la Música y de la comisión ejecutiva del Gran Teatro del Liceo. El Museo Guggenheim, el Museo del Prado o la Fundación Príncipe de Asturias son sólo algunas de las instituciones culturales a las que también está ligado este destacado empresario de conocido espíritu filantrópico. Como presidente de la Fundación del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) ha reunido una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de Europa gracias al acuerdo con la Fundación La Caixa.

¿Cómo surge la Fundación MACBA?
El origen se remonta al año 1989 tras unas largas conversaciones con el alcalde Pascual Maragall en las que coincidimos en que era conveniente para Barcelona tener un museo de arte contemporáneo. En aquel momento, en la ciudad, el arte del siglo XX se acababa con el museo de Arte Moderno, que posteriormente trasladó su colección al MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña), en Montjüic, y no podía ser que un país con una tradición artística tan arraigada, donde las vanguardias han sido tan importantes, no tuviera un museo de arte contemporáneo. Al final nos pusimos de acuerdo y decidimos crear un consorcio integrado por la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y una fundación privada que había que constituir.

¿Cuántas obras se pueden ver en el MACBA?
El museo ha apostado por el arte internacional, que empieza en la segunda mitad del siglo pasado, pero, sobre todo, en el último periodo del siglo XX, y aún continúa. Un arte que es eminentemente joven, y del que la Fundación ha reunido en estos momentos casi 3.000 obras, que han sido ampliadas a 5.500 tras el acuerdo al que se ha llegado con La Caixa para unir ambas colecciones. Esta fusión ha sido clave para que Cataluña pueda tener una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de Europa, valorada entre 70 y 80 millones de euros.

¿Qué presupuesto tiene el MACBA?
Dejando aparte la colección, los fondos del museo rondan los diez millones de euros. Hasta el año 2011, recibíamos una aportación anual del Ministerio de Cultura de 2.100.000 euros, pero el año pasado nos la redujeron hasta un millón de euros, que aún hoy no hemos recibido. Eso ha supuesto que ahora mismo tengamos unos 80 empleados, cuando hasta hace pocos años sobrepasábamos el centenar.

A la vista de la actual situación, ¿no está preocupado por el futuro del museo?
Estoy preocupado por el país, y en general por la cultura, pero no por el futuro del museo. Es evidente que la situación económica no es la más favorable en estos momentos, lo cual repercute en todos los sectores y, por supuesto, en el de la cultura, ya que estamos teniendo importantes reducciones en las aportaciones del sector público. Pero el museo no peligra en absoluto.

¿Qué tendría que hacer el Gobierno para potenciar el sector del arte, especialmente en la política fiscal?
En mi opinión, cambiar la Ley de Mecenazgo y recortar el 21% de IVA, que me parece una barbaridad. La economía española está atravesando un momento muy difícil, lo que significa que el apoyo del sector privado es más conveniente que nunca, porque está claro que este sector necesita a su vez mayor ayuda fiscal para aplicar recursos al mundo de la cultura en general. Estamos muy lejos de países como Francia o Gran Bretaña, y no digamos de EE UU, que tiene la Ley de Mecenazgo mucho más avanzada que la nuestra, sin que ello suponga una merma en sus ingresos, sino todo lo contrario. En Francia, por ejemplo, cuando se redujeron fuertemente los impuestos por las aportaciones y donaciones, los ingresos del Estado aumentaron. España es una potencia en arte, y por ello es imprescindible modificar esta ley; de lo contrario, la cultura española lo pasará muy mal.

¿Cree que los grandes empresarios españoles o las clases altas están comprometidos con el arte y la cultura?
Lo están, y creo que va a más, pero no es comparable a la cultura de otros países, sobre todo en el mundo anglosajón o Francia. En España queda mucho por hacer y se debe fomentar el coleccionismo, el mecenazgo, la cultura del apoyo de la filantropía… No me quejo, porque precisamente el MACBA es un ejemplo de todo ello. Pero a pesar de las dificultades circunstanciales del momento, en España la sensibilidad a la cultura y al mecenazgo es algo que, sin duda, va a más.

La duquesa de Alba y la baronesa Thyssen son dos de las grandes coleccionistas de arte que hay en España, ¿cómo es su relación con ellas?
La duquesa de Alba tiene una de las colecciones más antiguas de España. Es la familia coleccionista por antonomasia, ya que lo son desde el siglo XV, y por lo tanto, son pioneros en este ámbito. En cuanto a la baronesa Thyssen, no sólo administra la colección, sino que es coleccionista y sigue comprando obras; forma parte del patronato de la Fundación Arte y Mecenazgo que yo presido, por lo que la veo con mucha frecuencia, y, verdaderamente, lo que ha hecho es admirable, y su colección privada, que es menos conocida, es extraordinaria.

Usted fue presidente del Comité de la Candidatura de los JJ OO de Barcelona’92 y uno de los principales artífices de que Barcelona consiguiera las Olimpiadas. ¿Le han pedido consejo los miembros de la candidatura Madrid 2020?
En las anteriores ocasiones, sí, pero para ésta no. Creo que tiene muchas posibilidades, contra lo que pueda parecer. Madrid es la mejor candidatura de las ciudades finalistas, y además lo tiene todo hecho, lo cual es una gran ventaja. Pienso que a los miembros del COI les gusta siempre favorecer a algún país para que se renueve y crezca. En Barcelona pasó así, ya que cuando vendíamos su candidatura el mensaje que yo daba siempre solía centrarse en que España era un país pobre, una democracia reciente y que nos vendrían muy bien unos Juegos. En el caso de Madrid, no hay duda de que favorecería mucho a España.

Entre sus relaciones internacionales destaca el magnate Carlos Slim, ¿cuál es su compromiso con el sector artístico?
Es un hombre extraordinariamente inteligente, sencillo, discreto y buen amigo mío desde hace muchos años. Ahora está muy centrado en el arte, y su apoyo es indiscutible; es un auténtico filántropo y mecenas del arte no sólo mexicano, sino internacional. Hace un año inauguró un museo espectacular en su país en el que ha depositado su gran colección de arte, que viene reuniendo desde hace años y, pese a ser un centro privado, está abierto al público, sin tener que pagar entrada para verlo. A él le encanta España en su totalidad. Disfruta mucho cuando viene por aquí, que suele ser con basntante frecuencia. Le gusta nuestra gastronomía, el flamenco… Hace un par de meses estuvo en Barcelona y organizamos unas visitas para ver los lugares más culturales y monumentales de la ciudad, le gusta mucho la arquitectura.