El hombre más rico de China, Jack Ma, no nació en la cima del éxito. Es una de las historias perfectas que ilustran la importancia de perseverar, insistir, luchar hasta conseguir lo que se quiere. Escuchó decenas de veces que no había sido seleccionado para el puesto, o el tan socorrido “ya te llamaremos”. Pero su suerte un día cambió… ¿o no es cuestión de suerte?

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11427]