Capacidad de liderazgo, de toma de decisiones, de análisis del mercado y del sector… son muchas las cualidades que debe tener un buen consejero delegado.

Quizás puede parecer que todo se reduce a una cuestión de ingresos, pero basta pensar en la complejidad de estas grandes empresas y lo fluctuante del mercado para comprender que es necesario atender a otras cuestiones para poder realizar una selección de los mejores CEO.

Por segundo año, ‘Forbes’ ha pasado revista a los responsables de las 35 empresas del Ibex para valorar la gestión de sus CEO a lo largo de 2014, y lo ha hecho atendiendo, entre otros, a los criterios de evolución de la cotización a lo largo del año, rentabilidad por dividendo, diversificación de los negocios, gestión del endeudamiento y evolución de los ingresos de explotación. Reunidos y analizados esos datos, éstos han sido los resultados obtenidos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11405]