Está claro que, 48 años después, la que fue considerada la derrota del siglo sigue dando sus frutos. Por aquel entonces, americanos y turistas asistían en Nueva York al encuentro entre dos grandes del combate. La noche trajo una sorpresa inesperada de la que fueron testigo más de 22.550 apasionados del boxeo que se encontraban en el Madison Square Garden. Muhammad Alí tocaban fondo ante el que se convertía, por decisión unánime del jurado tras 15 intensos asaltos, en el ganador de la histórica noche, Joe Frazier.

El encuentro se quedó en la memoria de todos como “La Pelea del Siglo”. Una vez más, Alí demostró su poderío y la valentía en cada uno de los golpes que recibía y, como no, devolvía. Pero el final, aunque increíble para muchos, marcó su sentencia. Estaba ante la primera derrota de su legendaria carrera.

Ahora un multimillonario, que no ha querido revelar su nombre, puede presumir de tener en sus manos los guantes protagonistas de aquel combate y con los que, por primera vez, Alí fracasó. La subasta llevada a cabo por la casa de subastas Heritage Auction, en la ciudad de Cheveland, puso ante todos los asistentes los guantes que Muhammad Alí llevó aquel recordado 8 de marzo de 1971. Alguien alzó la mano convirtiéndose así en el dueño de esta parte de la historia. Y no ha sido a cualquier precio. El afortunado ha pagado por ellos 300.000 euros.

No es la primera vez que millonarios gastan su fortuna en hacerse con los guantes de este grande. Los que llevaba el boxeador al ganar el primer Campeonato Mundial en 1964 fueron vendidos por más del doble que los de la derrota. La compañía Heritage Auction ha afirmado que parte del dinero recaudado será donado a la Fundación que lleva su nombre, Muhammad Alí.