¿Aguantarías más de 8 horas trabajando?, ¿qué te parecería librar 4 días a la semana? Visto así, no parece ser un mal cambio siempre y cuando dispongamos de más tiempo para emplearlo en lo que queramos. Pero, si te paras a pensar, las horas frente al ordenador serían interminables. El debate está en la mesa.

El multimillonario Carlos Slim, que suele encabezar la lista de fortunas de Forbes, ha revolucionado el concepto de trabajo con sus palabras. El magnate mexicano afirmó durante su discurso en el XX Encuentro Anual de la Fundación Círculo de Montevideo su propuesta laboral: trabajar más en un periodo de tiempo más limitado. En su afán por potenciar el tiempo libre entre los empleados, Slim aboga por trabajar tres días a la semana durante 11 horas seguidas. Se pasaría de 40 horas trabajadas a la semana a 33.

Pero no son estos los únicos cambios que implantaría el empresario. Slim asegura que la jubilación se debería dar entre los 70 y 75 años de edad. El hombre más rico del mundo cree que las largas horas en la oficina no son sinónimo de productividad y que con 60 años todavía hay mucho que trabajar.

Este pensamiento no aparece de la nada. Ya por 2012 en la sede de la ONU en Ginebra, el empresario de telecomunicaciones hizo pública su visión sobre el modelo laboral establecido. Su política de reducción de empleo pretende dejar espacio para ampliar los conocimientos personales, garantiza una mayor concentración laboral y apuesta por encontrar el equilibrio en la vida profesional, sin descuidar la familiar.

De continuar con esta propuesta, los empleados de la tienda Telmex trabajarían siete horas menos y tendrían cuatro días de descanso. La iniciativa, según Slim, combatiría los problemas de desempleo y fortalecería la economía. Aunque puede parecer raro, la iniciativa ya cuenta con el apoyo de otros empresarios. Eso sí, de momento, del salario ni hablamos.