Las cámaras GoPro se han convertido en la herramienta predilecta por muchos para filmar los deportes extremos o cualquier tipo de actividad. Estas pequeñas cámaras de vídeo de alta calidad han sido fabricadas por la compañía privada, Woodman Labs. Se pueden atar en el cuerpo de surfistas, esquiadores, paracaidistas… Permiten capturar imágenes de vídeo de alta definición que logran trasladare las emociones a través de las imágenes, como nunca antes se había hecho. El gran éxito del producto han hecho a su creador, Nicholas Woodman, de 36 años, multimillonario.

El fabricante de electrónica con sede en Taiwán, Foxconn ha adquirido una participación del 8. 88% en Woodman Labs por 200 millones de dólares. Su fundador, Nicholas Woodman, es el que posee la mayoría de la sociedad con una participación del 51%, cuenta con un patrimonio neto de al menos 1.150 millones de dólares.

Ahora el conocido fabricante de los iPhones, Playstation y otro dipositivos, Foxconn, tiene un asiento en el consejo de GoPro, el puesto lo ocupará Terry Gou, quien calificó la inversión de “gran oportunidad” en un comunicado. “La primera vez que vi a Nick Woodman, inmediatamente supo que era un empresario sobresaliente que tiene el calibre para ser un gran éxito en este negocio”, afirmó también Gou.


Las cámaras GoPro son un básico para los amantes de los deportes extremos. El paracaidista austriaco, Felix Baumgartner, llevaba varias de ellas cuando realizó su récord cayendo a 39 kilómetros por encima de la tierra. Las cámaras tienen un precio inicial de 200 dólares y pueden llegar hasta los 400. Desde que se pusieron a la venta en el 2004, GoPro se ha expandido a un ritmo vertiginoso, y ahora ocupa un 32% del mercado de las videocámaras de bolsillo, según Chris Chute, analista de IDC. Chute predice que el mercado mundial de este tipo de cámaras de video crecerá hasta un 67%. Por el momento han pasado de 2. 7 millones de unidades vendidas en el 2011, a 4.5 millones en 2012.