Sánchez de Lamadrid ha querido destacar la labor de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, cuyas medidas cree que fomentarán el mercado de crédito. Apuesta por que en este 2016, el crecimiento de la economía europea sea de entre el 1’7 y 2%, todavía por debajo de la americana. Aunque, en lo que se refiere a Europa, el tema principal es el Brexit inglés, que perjudicará a las inversiones y provocará inestabilidad, tanto para Reino Unido como para el resto de Europa, que se verá privada de uno de sus mayores inversores.

El futuro es incierto, pero Sánchez de Lamadrid se aventura a predecir que las entidades se están subiendo al tren de las nuevas tecnologías a través de la digitalización, y se está invirtiendo para poder afrontar esta fase correctamente, sobre todo en España. Esta sería una medida para transformarse y poder defenderse de la competencia, empresas titánicas como Google o Apple. El objetivo principal para que la economía fluya es sin duda vivir en un mundo transparente y que los medios informen correctamente de todos los movimientos que surgen en torno a este espacio como es la economía.