515.000 dólares. Este es el precio de un almuerzo de una hora con Tim Cook en la sede de Apple en Cupertino (California). El afortunado mejor postor, cuya identidad no ha trascendido, disfrutará del encuentro junto al acompañante que elija en algún momento de los próximos doce meses. Además, el ganador recibirá dos pases VIP para una keynote de Apple, así como una visita por las oficinas de la compañía de la manzana mordida. La buena noticia es que ni Apple ni el propi Cook sacan tajada de esta iniciativa, ya que el dinero recaudado en la subasta irá a parar a la Fundación Robert F. Kennedy para los Derechos Humanos.

Hace cuatro años desde que Cook se prestó a participar en este tipo de subasta benéfica a través de Charitybuzz por primera vez. En esa ocasión logró recaudar 610.000 dólares, el año siguiente 330.000 y el año pasado 200.000.

Aunque la cifra recaudada no es nada desdeñable no se acerca siquiera a los 2,34 millones de dólares que la empresa de juego Dalian Zeus Entertainment, dirigida por Zhu Ye, pagó el pasado año por un almuerzo en el restaurante neoyorkino Smith & Wollensky con Warren Buffett. El presidente de Berskshire Hathaway y cuarto hombre más rico del mundo ya era veterano en este tipo de iniciativas, ya que en 2012 había alcanzado la espectacular cifra de 3,45 millones de dólares con el mismo método.