Trump no ha demostrado mucho esfuerzo durante el periodo de primarias. Le ha faltado financiación, que ha tenido que compensar con su propia fortuna y una cobertura en medios de comunicación gratuitos. Aunque parte de esta estrategia ha tenido mucho que ver con su forma de querer hacer las cosas. En repetidas ocasiones desautorizó intereses especiales –que apoyaron la mayoría de sus rivales republicanos- confirmando que iba autofinanciar su propia campaña. Pero en junio se decidió a aceptar –si no a abalanzarse- a los contribuyentes que le proporcionarían mucho dinero para competir contra Hillary Clinton en las elecciones generales.

Algunos de los donantes más típicos del Partido Republicano no se han dejado influenciar. Esto incluye al millonario Charles Koch, que durante mucho tiempo ha dedicado grandes cantidades a una poderosa red de causas conservadoras. Pero en relación al candidato republicano de este año, Koch comparó la posibilidad de elegir entre Trump y Clinton con “el cáncer o un ataque al corazón”. Esto revela que es poco probable que este año se decida por el candidato de su partido.

Sin embargo, hay otros poseedores de grandes fortunas que han manifestado su confianza y defensa al lema del republicano Make America Great Again. La siguiente fotogalería incluye algunos de los más prominentes multimillonarios que hay detrás del nombre de Donald Trump.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11972]