Gracias a un enfoque industrial múltiple, el Grupo está presente en todo el ciclo de las infraestructuras aprovechando las sinergias de todas sus áreas de negocio, desde el diseño y la construcción, pasando por la financiación y gestión, hasta la operación y mantenimiento, señala su CEO Íñigo Meirás.

¿Cómo definiría la filosofía corporativa del grupo?

Ferrovial es uno de los principales operadores globales de infraestructuras y gestores de servicios a ciudades. Nuestra visión, que renovamos el pasado año, es mejorar el futuro mediante el desarrollo y la operación de infraestructuras y ciudades sostenibles, con los más altos niveles de seguridad, excelencia operativa e innovación. Con esta visión creamos valor para la sociedad, a la vez que lo hacemos para nuestros clientes, inversores y empleados. La compañía, con un enfoque industrial, está presente en todo el ciclo de las infraestructuras, aprovechando las sinergias entre todas nuestras áreas de negocio, desde el diseño y la construcción, pasando por la financiación y gestión, hasta la operación y mantenimiento.

Es frecuente que en los concursos que nos adjudicamos estén presentes al menos dos de nuestras divisiones. De hecho, desde nuestro punto de vista sería difícil explicar el éxito de Cintra como desarrollador en Estados Unidos, sin las capacidades de diseño que Ferrovial Agroman ha aportado a grandes proyectos. O como la última adjudicación de Cintra en Australia, sin la participación de Broadspectrum, nuestra compañía de servicios adquirida el pasado año. Con nuestra presencia en toda la cadena de valor podemos ofrecer a nuestros clientes en todo el mundo soluciones diferenciales e innovadoras que proporcionan eficiencias en la gestión y en los servicios que dan a los ciudadanos.

¿Cuáles son las perspectivas del Grupo para 2018?

A lo largo de este año los países más importantes en nuestra estrategia como son Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o Australia han anunciado diferentes planes de inversión en infraestructuras. La mayor parte de ellos hacen especial hincapié en la colaboración público-privada para el desarrollo de estos planes. Si bien, los proyectos de infraestructuras tienen periodos largos de maduración, esperamos que algunos de ellos vayan tomando forma a lo largo de 2018. Venimos de dos años en los que hemos adquirido nuevas compañías en Australia y Estados Unidos en servicios y construcción, principalmente, por lo que es importante consolidar y desarrollar esta presencia bajo el paraguas de Ferrovial, a la vez que hemos sido adjudicatarios de grandes contratos como el Aeropuerto de Denver o la autopista I-66 en los alrededores de Washington.

¿Se constata la normalización del ritmo inversor en infraestructuras por la mejora macroeconómica mundial?

Vemos un mercado muy animado en los países donde estamos presentes. Tenemos un caso, como Estados Unidos, que dispone de unas infraestructuras obsoletas, que precisa renovar y ampliar. También vemos casos como Australia o Canadá, empeñados en apostar por el desarrollo de nuevas soluciones. Reino Unido, por ejemplo, parece decidido a dar un impulso a la inversión en infraestructuras como motor del crecimiento económico, con proyectos como el tren de alta velocidad o la tercera pista de Heathrow. América Latina, en su conjunto, sigue teniendo como asignatura pendiente, para su desarrollo económico y social, dotarse de mejores infraestructuras. Incluso, España, con el Plan de Inversión en Carreteras está poniendo un punto y final a una larga etapa de frenazo inversor en obra civil.

Por tanto, tras unos años de restricciones presupuestarias, el crecimiento hace necesario un flujo de inversión sostenido a lo largo de los próximos años en la modernización de aeropuertos, autopistas, alta velocidad o infraestructuras de agua, por ejemplo.

Esta circunstancia, junto con los grandes volúmenes de liquidez, con financiación a precios históricamente bajos, y el apetito de los grandes fondos soberanos o de pensiones hará que los gobiernos busquen modelos de financiación para desarrollar proyectos. En muchos casos, los estados también favorecerán la privatización de activos maduros para reinvertir los recursos obtenidos en el desarrollo de otros nuevos que respondan a las necesidades futuras de los usuarios, ya sea en movilidad más sostenible, o por el propio desarrollo de las ciudades.

Con la revolución que representarán los vehículos autónomos o el coche compartido, vamos a encontrar nuevos desarrollos que integren a los sectores de energía, movilidad y tecnología. Esto también provocará una nueva relación del usuario con las infraestructuras, por lo que el papel de la innovación en Big Data y la Inteligencia Artificial entre otras, aplicadas al transporte tendrán un impacto enorme. Estas son áreas en las que la compañía lleva ya varios años trabajando en colaboración con Universidades, centro de investigación, startups, empresas especializadas o fabricantes de vehículos.

¿Cuál es el escenario más probable del ‘Brexit’?

Nos encontramos en medio de una negociación que será larga y compleja y en la que, a estas alturas, nadie cuenta con el resultado final. Aunque en estos momentos existe la impresión de que las conversaciones se están desarrollando con dificultad y escasa fluidez, estoy convencido que se alcanzará un resultado final satisfactorio en términos políticos, sociales y económico para ambas partes. Los vínculos históricos y las mutuas necesidades entre la UE y el Reino Unido hacen inimaginable otro escenario.