Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Viajamos para encontrar algo. O bien una experiencia que podamos mantener viva para siempre o bien algo que cambie nuestra manera de ser y actuar. Pero viajamos por una razón. Los chefs no son diferentes a nosotros. Muchos de ellos tienen una experiencia concreta que ha cambiado su forma de ver la comida y aquello que aprendieron mientras viajaban al extranjero lo representan en la manera en que cuidan los platos que cocinan. Siete reputados chefs nos cuentan su experiencia y cómo influyó en ellos.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Brian Malarkey, Herringbone Santa Monica (CA). “Mi mujer y yo tuvimos la oportunidad de viajar a Italia durante un tiempo y nos sorprendió la facilidad con la que se preparaba la comida. Allí reafirmé mi idea de que los grandes platos se basan en la integridad de los ingredientes, no es manipular tanto los sabores. Realmente podíamos saborear el alma de los ingredientes. Eso es lo que intentamos conseguir en Herringbone”.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Kris Morningstar, Terrine (Los Ángeles). “Cuando tenía 14 años viajé por primera vez a Mallorca y, desde entonces, he vuelto cada tres o cuatro años. Cada vez que pienso en ese viaje, me recuerda a que las mejores cosas son siempre simples y que la clave está en escoger pocos ingredientes y centrarte en sacarle el máximo provecho”.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Gavin Kaysen, Spoon and Stable (Minneapolis). “Comí en Paul Bocuse, en Lyon, cuando tenía 27 años. Nunca me había puesto tan nervioso a la hora de comer. Después, nos invitaron a entrar en la cocina y comer con el chef. Eso me cambió para siempre. Me enseñó que no importa la buena fama que tengas como chef, la clave debe estar en preocuparte siempre por agradar el paladar de los demás”.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Brandon Kida, Hinoki and The Bird (Los Ángeles). “Estaba en una pequeña isla al sur de Japón en un restaurante familiar. Es difícil de explicar lo influyente que fue para mí esa comida. Es imposible de explicar con la palabras la variedad de sabores y matices”.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Justin Severino, Cure (Pittsburgh). “Me he criado en una familia de descendientes italianos, comiendo la deliciosa boloñesa de mi madre y mi abuela. Después de acabar mi formación en cocina, viajé a Italia y descubrí lo que era comer una buena boloñesa. Al volver a Estados Unidos descubrí que cuánto más rústico y casero sea un plato, más delicioso está”.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Michael Hung, Viviane (Los Ángeles). “Una de mis experiencias formativas con la comida fue cuando todavía estaba en el colegio, hace más de 20 años. Viajamos a España y visitamos Tangiers, en Marruecos. No conocía la cultura del norte de África, pero desde luego que esa visita me marcó. Aprendí que la comida, los sabores y las emociones están intrísecamente unidas.

Viajar cambia nuestra forma de trabajar. Nos lo cuenta siete reputados chefs

Victor Albisu, Del Campo (Washington, D.C.). “Me siento muy afortunado de haber viajado tanto por Latinoamérica. Un viaje a Perú marcó completamente mi trayectoria profesional. Descubrí la elegancia de cocinar productos crudos, como los ceviches, y combinarlos con productos nacionales”.

[td_smart_list_end]