1. Existen varios caminos que puedes tomar para llegar al mismo sitio
“La vida es así: a veces las cosas se tuercen y se interponen en tu camino al éxito, a tu plan, a tu misión. Y tienes que tomar una vía alternativa. Si la opción A no funciona, ¿cómo llegar a tu objetivo? Fácil: siguiendo la opción B. Si ésta tampoco funciona, ¿podemos llegar a la meta de alguna otra forma? No tienes que cambiar tu propósito, sino tomar un camino diferente y no verlo como un fracaso. La vida es así”.

2. Piensa mucho y a largo plazo antes de empezar
“Cuando alguien, simplemente, tiene una idea, automáticamente se ve a sí mismo como un emprendedor. Creo que esas personas no saben qué significa realmente emprender. Es un mundo en el que vas a tener que dejarte la piel, arriesgarte, decepcionarte. Requiere un gran compromiso. Por eso, cuando alguien me dice que es emprendedor pero aún no ha hecho nada realmente, yo le pregunto si está preparados para trabajar duro, si tiene la pasión necesaria y si lo ha pensado profundamente. Porque la tasa de éxito es muy baja, y si no te mueve ese deseo de crear una compañía esta aventura no te hará feliz. Y eso puede ser fatal”.

3. Haz los deberes
“Crea un plan de negocio serio. Escríbelo. Pide la opinión de personas en las que confíes y a las que admires, a expertos. Pregúntate honestamente si existe una necesidad de lo que estás tratando de crear, el servicio que quieres dar o el producto que quieres vender. Cuando Ken y yo montamos ABC trabajamos en nuestro plan de negocio durante dos años en los que tiramos a la basura muchas bolas de papel. Analizamos concienzudamente nuestra industria, a pequeña y a gran escala. Mapa en mano, decidimos dónde poner la distribución, dónde la fabricación. Empezamos con una tienda, pero sabíamos que lo que queríamos era tener doscientas”.

4. Asume cuanto antes que no todo el mundo creerá en tu visión
“Desde el inicio tuvimos claro que los bancos jugaban su parte en esto, y les demostramos que lo que queríamos hacer tenía sentido y que íbamos a ganar dinero. En el momento en que empezamos a triunfar y a crecer, nos dijeron que íbamos demasiado rápido. Cuando teníamos cinco tiendas nuestro banco dejó de confiar en nosotros, así que fuimos a por otro que también nos rechazó. Nadie creyó que fuese posible que una pareja de fabricantes de techos sin educación superior mantuviera algo así. Y no pudimos luchar contra eso hasta que les demostramos que se equivocaban”.

5. Concilia trabajo y familia lo mejor que puedas
“Fue duro. Fue realmente duro. Los niños tuvieron que hacer frente a este problema cuando Ken y yo no estábamos en casa por estar trabajando. Es cierto: no he llevado a mis hijos a cada partido de fútbol. Era imposible: estábamos levantando una gran compañía. Pero puedo asegurar que dormía en casa cada noche. Creo firmemente en el poder de una familia cenando en la misma mesa. Al llegar a casa Ken y yo olvidábamos completamente el trabajo, y nos negábamos a trabajar los fines de semana. Teníamos una granja y dedicábamos ese tiempo a cuidar a nuestros caballos y nuestros conejos. Lo único que me reprochan mis hijos es que no estuvimos en los eventos del colegio: “fui animadora durante cuatro años y nunca vinisteis a verme”.

6. Exprime cada oportunidad que se presente en tu camino
“Esperar demasiado es un error. Nuestra compañía, creció simplemente cuando se presentó la oportunidad. Por ejemplo, cuando GAF (una empresa de distribución de fabricación de materiales para techos) salió a la venta en 1984, Ken y yo estábamos de vacaciones. Tuvimos que dejarlo todo y volar a Nueva York; necesitábamos echarle un vistazo a esas trece tiendas. En ese momento no teníamos ni idea de cómo íbamos a comprar las trece al mismo tiempo, y es que la oportunidad no siempre se presenta en el momento oportuno. A veces te obliga a cambiar tus planes, porque hay oportunidades que no se presentan dos veces”.

7. Y, lo más importante: no lo dejes
“Vas a cometer errores, intentarán disuadirte. No lo hagas. Porque abandonar… si abandonas, estás acabado. Tienes que ser fuerte porque la vida es dura. Lo es”.