Hasta hace unos meses, los mercados financieros transmitían solidez y una sensación de ser fuentes fiables de ganancias. La tasa de adopción de activos relacionados con el mundo crypto no dejaba de crecer y hasta las corporaciones más tradicionales comenzaban a lanzar productos para competir en este mercado.

Sin embargo, la invasión de Ucrania por parte de Rusia, sumada a la alta inflación y la subida de tipos ha provocado que la incertidumbre haya inundado el mercado. Una incertidumbre que ha propiciado grandes caídas en bolsa, reducciones en las valoraciones de algunas scaleups y startups, un aumento en las dificultades para captar fondos y desplomes de las principales criptomonedas. Para buscar respuestas a lo que está pasando y lo que va a pasar en los próximos meses, se celebró en La Matriz el primer encuentro Fast + Forward con la participación de responsables de instituciones como el Banco de España y compañías como Kibo Ventures, N26, Bitpanda, Capchase, Verse, Trade Republic y Mastercard y con la presencia de startups como Snab, Divilo, Aura Pay, Paymefy, Reveni, Deale o QCentroid.

Ángel Estrada, director general de Estabilidad Financiera del Banco de España, subrayó la complejidad del escenario actual pese a que en corto plazo la economía española se vea favorecida por la recuperación del turismo, uso del ahorro acumulado por los hogares durante la pandemia y una utilización eficiente de los fondos europeos, “los riesgos a la baja han aumentado significativamente. Todo ello, configura un panorama muy complejo que habrá que monitorizar muy estrechamente en los próximos trimestres y estar preparados para adoptar medidas focalizadas si es preciso”.

Esta incertidumbre en la economía global también se ha transmitido a los mercados privados, con especial fuerza en el ecosistema emprendedor, donde muchas compañías necesitan de financiación externa para su supervivencia. No obstante, Juan López, socio de Kibo Ventures, mostró una visión más optimista, especialmente con aquellos proyectos en fases más iniciales, “los fondos early stage invertimos en compañías que tienen por delante un periodo de madurez de entre 5 y 10 años y, por tanto, el ciclo macro, aunque es relevante en nuestra decisión, se demuestra menos importante que otros aspectos más largoplacistas. Kibo Ventures continúa invirtiendo, por supuesto, aplicando la cautela y midiendo el apetito inversor en etapas posteriores que deban coger el testigo”.

El futuro será digital o no será

Este contexto de incertidumbre global no impidió que todos los ponentes coincidieran en el papel de la innovación para el próspero desarrollo de la economía. El responsable del Banco de España puso énfasis en la importancia de que esta innovación supere ciertos desafíos, al apuntar que “el cambio de ciclo financiero también será un test para identificar lo que verdaderamente aporta valor al ciudadano”.

Unos avances que acompañarán todos los espectros de la economía al ofrecer servicios más rápidos, baratos, transparentes y democráticos. “Hasta ahora, cuanto más grandes eran las empresas, más instrumentos financieros tenían a su disposición para levantar fondos. Esta variedad de opciones también estará disponible para empresas pequeñas y medianas y surgirán más alternativas novedosas”, explicó Luis Basagoiti cofundador de Capchase

La banca y el sector de los pagos también seguirán esta estela de innovación y transformación, ofreciendo unos servicios totalmente más adaptados a las necesidades del ciudadano. “Los bancos del futuro ofrecerán una experiencia bancaria a la carta, 100% móvil, sin papel, sin letra pequeña y sin sucursales”, vaticinó Pablo Reboiro responsable de estrategia de N26.

“Los pagos serán sí o sí más digitales, más inmediatos y personalizados. Al menos en el mundo retail, serán gestionados desde dispositivos y donde las nuevas tecnologías jugarán un papel importante en hacer que cada vez tengan menor fricción”, pronosticó Naike Sainz de Verse. Dentro de estos avances, Alejandro Banegas, Business Development director de Mastercard, destacó tres tendencias: las compras a través de la voz, la biometría para la autenticación de consumidores y los pagos a través de chat o redes sociales.

Cripto y NFT, ¿burbuja o realidad?

Durante la charla, uno de los temas que no se podía obviar es el papel de las criptomonedas y los NFT en esta nueva economía. Especialmente después de las dudas que imperan en la opinión pública tras las últimas caídas.

Pese al pesimismo de gran parte de la población, Alejandro Zala, country manager de Bitpanda, razonó porque estas bajadas no son del todo negativas para la industria, “cada corrección sirve para filtrar la industria. El futuro de las criptomonedas será liderado por aquellos proyectos que cuenten con una tecnología disruptiva, solucionen o mejoren un problema concreto y cuenten con la solvencia o salud financiera necesaria. El último periodo alcista ha servido para ampliar el conocimiento del producto, así como para atraer a los reguladores. Esto sólo puede suponer una mayor y mejor adopción por parte del público general”.

Otro de los puntos en los que los ponentes coincidieron fue en las ventajas que ha traído esta fiebre por la inversión y la asignatura pendiente que tiene la sociedad española. “Hoy es más fácil que nunca acceder a los mercados financieros de manera transparente y justa. El siguiente gran reto es el de la educación financiera, área en la que se está avanzando muchísimo, pero a la que todavía le queda mucho camino que recorrer”, resumió Kintxo Cortes, country manager de Trade Republic en España.

Pese a que gran parte de la población todavía desconoce la utilidad de esta tecnología, las nuevas generaciones ya han visto el valor de los activos digitales y están sacando partido a estas innovaciones. “Los jóvenes se están acostumbrando a vivir en un entorno sin efectivo y dedican gran parte de su ocio a jugar a videojuegos. Para ellos, comprar ropa para su avatar, una espada para tu guerrero o una tarjeta de la liga de fantasía de una estrella de fútbol es tan normal como para nuestros padres ir al kiosco a comprar el periódico”, concluyó Juan López.

Estos cambios están introduciendo importantes transformaciones que mejoran nuestra relación con el dinero. No obstante, es fundamental que se sigan tendiendo puentes entre compañías e instituciones públicas para conseguir que estos avances sean estables y positivos para la sociedad, sin dejar a nadie atrás, como bien señaló el responsable del banco de España, “la regulación debe ser lo suficientemente inteligente para no frenar este proceso innovador, pero también para evitar que genere inestabilidad en el sistema”.

*Fernando Cardona es responsable de Fast+Forward by H+K.