Rafel Mayol nació en Barcelona hace 32 años en una familia tradicional. Se crio pensando —como muchas otras personas— que lo que toca es escoger una carrera, estudiarla, conseguir un empleo en una buena empresa y trabajar mucho para ascender puestos. En 2012, con esa mentalidad (sumada a las ganas de ganar algo más de dinero de lo que conseguía en España), decidió irse con su título de ingeniero a Estados Unidos: «Había oído que allí los ingenieros ganaban más de 3.000 euros al mes».

En Estados Unidos decidió emprender. «Siempre había tenido el gusanillo, pero lo que realmente me llevó a actuar fue que quería llevar a mi pareja. Una universidad como la suya en EE UU costaba 40.000 dólares al año, y no los tenía. Así que pensé que la solución era empezar un negocio para ganar más dinero«. Sus primeros emprendimientos no funcionaron. Tampoco lo hizo aquella relación.

Aunque la anécdota de llevar a su pareja fue el primer intento, lo que realmente lo convenció de emprender fue una experiencia que vivió en su trabajo. «Tenía un mentor que tenía unos 62 años, y veía como le hacían bullying para intentar echarlo. Vi como el sistema tradicional en el que estaba educado le estaba fallando, y pensé: ‘Si le pasa a él, también me puede pasar a mí«.

A partir de ese momento, se sucedieron los intentos: venta de camisetas, de libros electrónicos, marketing de afiliados, bienes raíces… Tras tres años de intentos, finalmente llegó el éxito. Ocurrió con una tienda online de suplementos, con la que facturó 2,6 millones de dólares. «Dejé mi trabajo y empecé a viajar por el mundo, pero dos meses después perdí el 90% del negocio. Me congelaron un montón de dinero y me quedé al borde de la bancarrota con 250.000 dólares de deuda que no podía pagar. Tuve que recurrir a préstamos de usurero para sobrevivir».

Rendirse no era una opción. Mayol consiguió vender un paquete de 7.000 euros para ayudar en el marketing de una empresa, pero la experiencia no le gustó. «Decidí centrarme en ayudar a otros emprendedores a empezar sus negocios. Así nació Emprendedores Online LLC, una escuela de negocios creada por y para emprendedores que enseña a captar clientes. Empezamos con grupos pequeños de estudiantes. Primero cinco personas, luego 10, y así fuimos creciendo».

https://www.youtube.com/c/RafelMayol/

Al superar la meta de los 100 estudiantes en el Club $10K fue cuando Mayol decidió comprar el dominio web. Su negocio pasó a llamarse Emprendedores.com y siguió creciendo. Actualmente, son una red de más de 200.000 personas. Y los resultados de sus respectivas empresas avalan el éxito del negocio de Mayol. «Tenemos más de 110 estudiantes que están en el Club $10K, que son los que han facturado más de 10.000 euros o 10.000 dólares en 30 días, y más de 11 estudiantes en el Club 1 Millón, que han facturado más de 1 millón de dólares o euros en un año».

El secreto de su éxito está en su manera de enseñar. Frente a la educación tradicional que imparten muchas escuelas de negocios, Emprendedores.com opta por explotar los aspectos prácticos de la enseñanza. «El sistema tradicional sirve para progresar laboralmente, mientras que para emprender lo que hay que aprender es de gente que haya tenido éxito en su negocio. Nosotros enseñamos a captar clientes, es totalmente práctico, mientras que en una escuela tradicional quizás te enseña un profesor que no tiene una empresa, que no tiene experiencia o que igual es directivo en una multinacional, pero no dueño del negocio», explica Mayol.

A pesar de tratarse de una escuela online, su método sirve tanto para montar negocios en línea como fuera de ella. Además, como explica Mayol, a día de hoy prácticamente cualquier negocio funciona en ambas parcelas. «A pesar de que tu tienda sea física o tengas un negocio tradicional, los clientes buscan y valoran a través de Internet. Para optimizar los procesos de venta hay que tener en cuenta tanto las partes online como las offline. Nosotros nos centramos en procesos de venta y nos da igual si es en línea o fuera de ella».

Una vez aprendida la lección, lo que toca es montar el negocio, y la clave del éxito —dice Mayol— pasa por estas tres claves: «En el emprendimiento no hay garantías, pero hay tres cosas necesarias para hacerlo. La primera, una prouesta de valor ganadora, que es tener una oferta que al ponerla delante de alguien esté dispuesto a darte dinero por ella. La segunda clave es un buen sistema de captación de clientes. Y la tercera, un sistema de entrega de valor. Por ejemplo, has prometido cacahuetes: primero, tus cacahuetes son buenos; luego, sabes venderlos; y por último, sabes entregarlos».

Y para terminar, recuerda, que no hay que caer en los mitos del emprendimiento. El peor de todos y más extendido es el de la idea. «Algunos de los negocios más exitosos son aburridos, repetitivos, y llevan siglos existiendo. Se pueden tener propuestas de valor nuevas sobre algo que existe desde hace años. No hace falta desarrollar el próximo Facebook o Instagram».

Y no hay mejor ejemplo de que el método de Emprendedores.com funciona que el mismo Rafel Mayol, que además de haber montado una escuela de éxito ha emprendido paralelamente en diversos negocios: una tienda de cómics (Ponteamarillo) con la que facturó 1.000.000 de dólares (850.000 euros) en 18 meses; otra de cosmética que ha hecho una facturación de 850.000 euros en 24 meses; una marca gafas con la que ha conseguido 600.000 dólares (507.490 euros) en lo que va de 2021, y trabaja con una Clínica Dental en Uruguay que factura 2.000.000 de dólares (1.690.000 euros) al año.