Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Randi Zuckerberg fue la encargada de trabajar en el marketing en el lanzamiento de la red social Facebook.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Nació en 1982 en Nueva York, en una familia de clase media alta. Es la mayor de cuatro hermanos: Mark, Donna y Arielle.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Sus primeros trabajos estuvieron relacionados con las agencias de publicidad. En ese momento su hermano Mark le propuso mudarse a California para ayudarle con su proyecto de Facebook. Ella lo rechazó.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Aceptó el puesto de productora en un programa llamado Forbes on Fox. En ese momento, su hermano, volvió a pedirle que se fuera a trabajar con él a California y conocer su startup, qu era apenas una casa en un suburbio.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

En Silicon Valley su fama se dispersó, pero no la mejor; la hermana del genio de la tecnología que le encantaba emborracharse y coger los micrófonos en las fiestas para robar la atención de todo el mundo cantando rock de los 80.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

En su libro Dot Complicated, Randi escribe que hay momentos en la vida en que todo cambia. Ese momento fue el 20 de abril de 2011, cuando abandonó Facebook.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

En este momento comenzó su propia aventura. Zuckerberg Media empezó como una agencia de estrategias de social media para acabar convirtiéndose en un negocio enfocado 100% en crear, en construir contenidos originales.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

Forbes Mexico le preguntó si realmente estaba viviendo sus sueños: “ Realmente siento que estoy viviendo mis sueños y creo que en muchas formas aprendí lecciones en Silicon Valley. Todo en mi vida estaba programado y planeado. Pero mudarme a Silicon por una década me enseñó y me abrió a este mundo de personas que no planean cada minuto de sus vidas, ellos toman las oportunidades, los riesgos, intentan 12 nuevas cosas cada vez”.

[td_smart_list_end]