La ministra de Educación y Formación Profesional Isabel Celaá, ha afirmado que el permiso retribuido o la baja laboral son dos de las fórmulas que el Ministerio baraja para conciliar la cuarentena de los niños por covid y el trabajo de sus padres.

En una entrevista este miércoles para la Cadena Ser, Celaá ha asegurado que el ministerio aún está a tiempo de poner en marcha dichas soluciones que dependerían de los ministerios de Sanidad y Trabajo.

Según la ministra, la prioridad es la educación presencial de los menores de 14 años en caso de no tener síntomas. Celaá ha insistido en que “las escuelas tienen que estar abiertas en todo caso, porque tenemos una solidaridad con el futuro”. Los centros educativos solo cerrarán en caso de que lo comunique un rango superior por un contagio múltiple.

En las próximas semanas dará comienzo el curso escolar, dependiendo la fecha de la Comunidad Autónoma, para lo que, según la ministra, existen “dos documentos importantes de base. Uno de vuelta a clase con 14 puntos que sigue vigente. Y otro, elaborado con Sanidad sobre prevención e higiene que también sigue vigente”.

Este jueves Celaá se reunirá con los consejeros de Sanidad y Educación para “revisar parte del trabajo que ya hicimos. Está planteado el comienzo de curso desde mayo, desde junio”, según ha recordado la ministra.

Medidas para la educación presencial

Según ha declarado la ministra de Educación a la Cadena Ser, “hay dos fórmulas que estamos manejando. Una es la declaración responsable de los padres. Hemos de recordar que la salud y la seguridad empieza ya desde los desayunos de casa. Cualquiera que tenga hijos lo sabe. En el desayuno, los padres perciben cómo está el niño. Por lo tanto, una declaración responsable de que el niño está en condiciones, que no tiene afección sanitaria. Otra fórmula puede ser que haya un conocimiento fehaciente por parte de los padres de que esto ha de ser así, con respuesta específica al centro escolar”.

Según Celaá, hay que tener muy presentes algunas medidas de cara a la vuelta al cole, como ventilación, limpieza de manos, distancia interpersonal y las clases burbujas, donde alumnos de infantil y primaria se relacionarán sin mascarilla pero no tendrán contacto con otros grupos. Según la ministra, el Gobierno es partidario del uso de mascarillas a partir de los seis años y de la toma de temperatura diaria.