En línea con un firme compromiso social que se mantiene activo desde hace muchos años, Agbar vuelve a demostrar su capacidad y experiencias para hacer frente a la crisis del coronavirus con nuevas iniciativas y medidas que permiten garantizar, por un lado, la continuidad del servicio de un bien esencial como es el agua, en los mismos parámetros de calidad habituales, y por otro lado, que nadie pueda quedarse descolgado en estos momentos tan difíciles.

Desde Agbar siempre se ha asegurado el suministro de agua a todas las personas y familias más desfavorecidas. Se han impulsado multitud de proyectos para que nadie se quede sin este derecho universal, y lo han hecho a través de un Fondo de Solidaridad –en el que la compañía es pionera desde hace años– destinado a bonificar el equivalente al consumo básico de agua de las personas que padecen una situación de vulnerabilidad. Tramitado a través de los servicios sociales de cada ayuntamiento, esta ayuda, así como otras posibles bonificaciones de tarifas para colectivos vulnerables, se aplica en el concepto de suministro de agua, al margen de otros conceptos que puedan ser recogidos en la factura y con destino a las administraciones reguladoras del servicio. Además de nunca cortar el suministro de agua a quien no pueda llegar a pagarla, son muchas las empresas del grupo que mantienen, e incluso incrementan, las dotaciones económicas que sirven de cobertura a esas facturas correspondientes a personas desfavorecidas.

Soporte a clientes

La crisis sanitaria ha provocado una situación excepcional que condiciona cada día, desde hace semanas. El pasado 24 de febrero Agbar constituyó un comité de crisis para, además de mantener vigentes todas las medidas sociales ya previstas, e incluso reforzarlas, dar el soporte que se considere necesario a los ciudadanos, clientes y empleados, además de otros colectivos y entidades sociales.

Agbar mantiene la actividad de atención al cliente para asegurar, como siempre, el servicio de averías y poder atenderlas en la mayor brevedad, pero para garantizar la salud de los empleados, se ha realizado una transición de canales de atención presenciales a canales de atención no presenciales donde los usuarios pueden realizar todas las gestiones.

La compañía, consciente de su responsabilidad como prestataria de un servicio esencial, garantiza que nadie se quedará sin agua por motivos económicos. Esa política aplicada a personas econonómicamente vulnerables ahora cobra especial relevancia para que ningún colectivo (autónomo, propietario de una pequeña o mediana empresa, comerciante, restaurador o personas en situación de paro sobrevenida, empresario, hotelero…) se quede sin servicio. De esta forma se garantiza que un bien básico y esencial como es el agua llegue a todos los hogares y usuarios. En un momento, además, en el que la higiene se ha convertido en una acción indispensable para prevenir el contagio.

Soporte a empleados

Agbar ha adoptado una serie de decisiones con dos objetivos básicos que van de la mano: proteger la salud de las personas que trabajan en ella y garantizar la continuidad del servicio. En base a esos objetivos, está aplicando los máximos estándares para la protección de la salud durante las últimas semanas y minimizar el riesgo de contagio. Siguiendo esa línea de trabajo, el grupo ha impulsado un modelo de operación adaptada –ya actualmente en aplicación– que considera diferentes estadios, como por ejemplo el modo de presencia permanente en instalaciones prioritarias en todo el territorio, principalmente en potabilizadoras y, también, en depuradoras. Igualmente, para dar apoyo a los trabajadores que operan en primera línea, ha creado una Unidad de Soporte Psicoemocional.

En breve espacio de tiempo, la plantilla de Agbar ha sido capaz de adaptar su actividad diaria, ya sea operando en primera línea o realizando las funciones desde sus casas, teletrabajando, para seguir con la misma vocación de servicio de siempre hacia el cliente. Están siendo un ejemplo de capacidad de respuesta y rigor. Es en momentos de criticidad como los actuales en los que su labor y la operación que realizan como servicio esencial adquiere mayor visibilidad y, también, mayor reconocimiento.

Anticipando el futuro

Los equipos de Agbar están trabajando los detalles del plan de retorno, para el cual se cuenta con asesoramiento experto. La vuelta a un escenario similar al anterior a la crisis sanitaria será en todo caso de forma progresiva y escalonada y durante este periodo se seguirá actuando para garantizar la seguridad y salud de sus trabajadores y trabajadoras, asegurar el servicio de agua y saneamiento como hasta ahora y dar apoyo a la ciudadanía para que nadie se quede atrás. No son tiempos fáciles para nadie, así que cuanto más riguroso se sea, centrándose cada uno en aquellos factores que puede controlar, antes se podrá avanzar hacia una realidad mejor.