El primer ministro británico, Boris Johnson, ha sido ingresado a última hora de este lunes en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital St. Thomas de Londres, tras haber ingresado el domingo por la tarde por seguir mostrando síntomas de coronavirus. Así lo ha decidido el equipo médico al comprobar cómo su estado empeoraba, aunque en un primer momento no fue necesario el uso de respirador.

“Desde el pasado domingo por la tarde, el primer ministro ha permanecido en observación por los médicos del hospital St. Thomas, en Londres, después de que ingresara con síntomas persistentes de coronavirus. A lo largo de la tarde [de este lunes] el estado del primer ministro ha empeorado y por consejo del equipo médico ha sido trasladado a la unidad de cuidados intensivos del hospital”, explicaba el comunicado emitido a última hora por Downing Street.

Johnson ha agradecido a los sanitarios el buen trato recibido. “El primer ministro está recibiendo un excelente cuidado y agradece al personal del Servicio Nacional de Salud [NHS, en sus siglas en inglés] toda su dedicación y dura tarea”.

Hace diez días, daba positivo por coronavirus y, desde entonces, se ha mantenido en cuarentena en el número 10 de Downing Street (Londres), continuando a cargo del manejo de la crisis por parte del Gobierno británico.

“Durante las últimas 24 horas he desarrollado síntomas leves y he dado positivo por coronavirus. Ahora estoy autoaislado, pero continuaré liderando la respuesta del Gobierno a través de videoconferencias mientras luchamos contra este virus. Juntos venceremos esto”, anunciaba a través de un vídeo en su cuenta de Twitter.

Dadas las circunstancias, es el ministro de Exteriores, Dominic Raab, quien está provisionalmente al frente del Gobierno. “Boris Johnson ha pedido al ministro de Exteriores, Dominic Raab, en calidad de primer ministro de Estado, que le sustituya en todo lo que sea necesario”, reza el comunicado.

Más información: