El Gobierno español ha incluido entre las medidas de apoyo a las familias más vulnerables la congelación del pago de las hipotecas para aquellas personas que hayan perdido su empleo o hayan visto sus ingresos reducidos como consecuencia de la emergencia sanitaria por coronavirus. Sin embargo, la medida no se ha extendido a los alquileres, lo que está provocando discrepancias entre algunos miembros del Ejecutivo.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se muestra contraria a incluir entre las medidas una moratoria en el pago de alquileres porque perjudicaría a los ciudadanos que tienen alguna vivienda alquilada, ya que para muchos es una renta y en este caso “no tienes en el otro lado a un banco”, según afirma en una entrevista concedida a Espejo Público. “Hay que reflexionar. Hay varias medidas que se habían propuesto, que pueden tener un efecto beneficioso desde una perspectiva, pero negativo desde otra“. No obstante, la responsable de economía del Gobierno aseguraba que “no se descarta que se pueda contemplar una medida de este tipo” en las próximas semanas.

Por el contrario, los ministros de Unidas Podemos insisten en que se amplíe el paquete de medidas. El portavoz de Podemos, Rafael Mayoral, ha asegurado en RNE que no tiene “ninguna duda” de que “la cuestión de los alquileres se tendrá que dar más tarde o más temprano“.

Y mientras, los propios caseros deciden. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encomendaba el pasado martes, 17 de marzo, a una “cadena de solidaridad” entre propietarios e inquilinos, que les aboca directamente a estudiar entre ellos y a nivel particular las vías para sortear las dificultades económicas que puedan acarrearles la pandemia.

En este sentido, fuentes del sector y agencias inmobiliarias confirman que este tipo de acuerdos y negociaciones ya se están dando entre particulares, según publica El Mundo. En los últimos días, de hecho, se han incrementado las consultas y las peticiones en este sentido, algo que previsiblemente irá en aumento teniendo en cuenta que el 95% del parque residencial en España está en manos de propietarios particulares.

Pero también las empresas de pisos en renta como Lazora, con unas 7.000 viviendas en todo el país, ha establecido una moratoria al pago del alquiler para aquellas familias cuya situación económica se vea afectada por la crisis del coronavirus. En concreto, la compañía permitirá aplazar el abono del alquiler durante el periodo en el que se alargue el estado de alarma, y el inquilino podrá pagar estas rentas pendientes de forma fraccionada durante un año.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid no cobrará los recibos del alquiler a los inquilinos de inmuebles de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS) ni ordenará desahucios mientras dure la crisis del coronavirus, tal y como confirmaba la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, en la rueda de prensa celebrada tras la Junta de Gobierno, donde han tomado estas medidas. “No habrá lanzamientos de la EMVS y no se van a girar recibos porque lo último que quiere hacer este Ayuntamiento es quitarle la casa a nadie”, ha asegurado.

Esta iniciativa también llega a las empresas de alquiler de locales. Euroinversiones, la sociedad valenciana propietaria de inmuebles para su arriendo y la franquicia Barriobar, ha anunciado igualmente que no cobrará el alquiler de los locales a sus arrendatarios y franquiciados durante el tiempo que dure el estado de alarma, según publica El Mundo.

Más información: